Exponer la belleza de nuestro país y aliviar la nostalgia de su tierra al vivir en el extranjero, impulsó a la mexicana Pati Jinich a cambiar la carrera de analista política por la de chef.

Y aunque su nueva vocación parecía diferente a su formación previa, en esencia, a través de ambas se puede exaltar nuestra riqueza cultural, objetivo que también cumple con su programa Pati’s Mexican Table, que incluso ha conseguido una doble nominación a los Premios Emmy así como también de los prestigiosos James Beard Awards.

Todo comenzó por un ceviche:

Tras terminar una maestría en Georgetown University, la chef Pati se estableció en Washington, donde colaboró en un centro de investigación. Ahí, una de sus asignaciones fue escribir sobre aspectos políticos de Perú y México. Y ese fue el momento que definió un nuevo destino.

Platicando sobre el tema con un compañero peruano surgió la inevitable controversia sobre cuál era el mejor ceviche del mundo. Por supuesto, Pati defendió a capa y espada que era el mexicano, mientras que su colega aseguraba que los peruanos lo habían creado.

“Me dediqué a hacer una investigación profunda. Terminé redactando un artículo sobre las diferencias y similitudes, no sobre la transición a la democracia de Perú y México, sino sobre sus ceviches. Eso me llevó a decidir que realmente lo que más me apasionaba era contar la historia a través de la comida”, cuenta emocionada Pati.

Y así nació su carrera como chef, que poco a poco comenzó a ser reconocida, gracias al profundo amor que le profesa a la comida de nuestro país. Y es que en cada charla, clase y programa en vivo a que era invitada, transmitía su pasión, ingenio y esfuerzo #ALaMexicana, por lo que las invitaciones a presentarse en vivo se multiplicaron y pronto la llevaron a dar el siguiente paso.

“Cuando explico una receta o un platillo, siempre doy su trasfondo cultural –qué leyenda hay detrás del ingrediente, cómo surgió ese platillo, qué historia tiene la cocinera que lo creó–. Vivo la cocina como un libro de aventuras en donde inevitablemente te adentras en la historia”, afirma Jinich.

Un gran reto
Pronto llegó la oportunidad de crear su propio programa de televisión: un exigente proyecto con altos estándares de calidad del que es protagonista a la vez que productora.

Pero no solo eso, también se dedicó a buscar patrocinadores y a abrir mercados internacionales para su proyección en otros países. Además, construyó una plataforma de redes sociales para una comunidad ávida de acercarse a la gastronomía mexicana.

De los seis millones de espectadores iniciales de la primera temporada, Pati’s Mexican Table ya suma 14 millones tan solo en Estados Unidos y 47 millones a nivel mundial. El programa se transmite en Canadá, Australia, Japón y el sudeste asiático y el secreto de su éxito radica, según la propia chef, en sus valores #ALaMexicana.

“Somos trabajadores y luchones, no nos damos por vencidos. Además, somos gente accesible, entusiasta y cálida; sobre todo, apasionada por lo nuestro. Cuando estamos en el extranjero tenemos muy claro que las oportunidades se dan a cuentagotas y no damos nada por sentado. Y le echamos todas las ganas a cada paso que damos”, asegura.

Actualmente, la nombrada como una de las 100 Mejores chefs de Todos Los Tiempos por Epicurious y Bon Appétit y embajadora de la comida mexicana a nivel internacional, ha publicado dos libros, Pati’s Mexican Table y Mexican Today, mientras prepara un tercer lanzamiento editorial, así como la siguiente temporada de su programa, cuya más reciente edición se grabó en el hermoso estado de Oaxaca.

Cuando se le pregunta qué consejo le daría a quienes recién comienzan, no duda en responder: "Trabajar duro, probar diferentes cosas y que se den la oportunidad de cambiar de opinión. Al pasar del tiempo, partes de nosotros mismos que ni siquiera conocemos, aparecen. Mira, ¡quién iba a decir que yo que quería ser una académica, acabe siendo chef!”, concluye Pati.