El primer mural con la publicidad de Coca-Cola es un testigo de los 130 años de existencia de la bebida más popular del mundo, lo mejor y más increíble, es que el mural se encuentra en la pared de una farmacia que sigue funcionando desde hace más de 100 años.

El mural fue creado en 1894 y lo pintaron en una pared lateral de la farmacia de los Hermanos Young, (en ese entonces la farmacia se llamaba Young Bros. Drug Company y fue fundada por los hermanos W.W. y W.G. Young) en la pequeña ciudad de Cartersville, ubicada a una hora al norte de Atlanta. La historia cuenta que un vendedor de jarabe de Coca-Cola de nombre James Couden pintó la imagen al ver que había una gran pared, de casi 10 metros de largo, al lado de la farmacia, que en ese entonces estaba justo al frente de un depósito de trenes de la ciudad.

Pasaron los años y una persona llamada Dean Cox fue contratado en 1960 por la famosa farmacia que seguía anunciando orgullosamente en su pared el logo de Coca-Cola, aunque para ese entonces, el anuncio ya había sido repintado muchas veces. Cox apenas había terminado la escuela cuando encontró este trabajo, por lo cual estaba muy emocionado. Así pasaron ocho años y cuando la hija de uno de los hermanos Young se retiró, le preguntó Cox si le interesaba comprar el negocio, a lo que él accedió y un par de años más tarde, es decir, en 1970 también compró el edificio.

Respecto al anuncio, Coca-Cola continuó repintado el logo hasta finales de la década de 1970. Cox sabía que antes que adquiriera el edificio, la pintura del logo de Coca-Cola había sido pintada muchas veces, entonces ya en la década de los 80, preguntó a Coca-Cola si esto era cierto y la compañía se lo confirmó, por lo que entonces le surgió el interés de restaurarlo.

En 1989 contrató a Alison Free y a Aggie Ferguson, dos mujeres apasionadas por la restauración de antiguos anuncios de Coca-Cola, estas mujeres tardaron varias semanas en retirar poco a poco 25 capas de pintura para llegar a la pintura original, después le volvieron a dar vida al anuncio con una precisión increíble.

Cuando terminaron la restauración del muro, llamaron a los periódicos de todo el país para dar a conocer la noticia y fue ese el momento en el que Cox entró al mundo de los coleccionistas de Coca-Cola, por ser el poseedor del primer anuncio del famoso refresco. Esto le ayudó a la farmacia a recibir una cantidad importante de visitantes y cartas de muchos rincones de Estados Unidos y hasta de otros países.


El anuncio en nuestros días

Hoy en día, la farmacia es operada por el cuñado de Cox, William Tatum, quien ha trabajado en ella desde 1972 y de la que ahora es dueño. En su interior hay una gran variedad de objetos del recuerdo de Coca-Cola que están a la venta y hasta hay un libro de visitas para los aficionados de Coca-Cola que acuden al lugar en una visita histórica cuando andan por la ciudad.

Tatum asegura que su negocio es una atracción no sólo para él, también lo es para la comunidad,  "es maravilloso porque cuando la gente visita Cartersville vienen a ver el anuncio”.

Por su parte, Cox dice que el histórico mural de Coca-Cola está íntimamente ligado a su larga y feliz carrera, porque además de sentirse orgulloso de que esté en la tienda y sea el primer anuncio de Coca-Cola, él se siente feliz por trabajar en el mismo negocio, haciendo el mismo trabajo, en el mismo lugar desde hace 50 años: “no sucede muy a menudo", dice Cox. Además, antes de retirarse cuenta que tenía clientes cuyos padres, abuelos y bisabuelos, también fueron sus clientes por varias décadas.

Cox afirma que la constante popularidad del mural de Coca-Cola es el testimonio vivo de un "producto que todos disfrutan", y él está orgulloso por ser el dueño de una pieza única en la historia, "es maravilloso porque no hay nada parecido en el mundo entero", finaliza.