Detrás del éxito hay una historia y en Coca-Cola tenemos la nuestra. Fue en 1919 cuando la compañía fue adquirida por Ernest Woodruff y W.C. Bradley por 2.5 millones de dólares. La compañía tenía 500,000 acciones que fueron vendidas por 40 dólares cada una.

Ya en 1923, la compañía enfrentó severas dificultades nombrando a Robert Woodruff Winship, hijo de Ernest Woodruff, presidente de la Sociedad.

Robert Woodruff


Robert Woodruff se convirtió en el padre oficial de The Coca-Cola Company a sus 33 años de edad.

Comenzó trabajando de mecánico, vendedor de extintores y agente de una compañía de hielo y carbón. En White Motor Company había pasado de ser vendedor de camiones a vicepresidente y gerente general.

La nueva Coca-Cola

El objetivo principal de Woodruff fue ofrecer un producto de calidad, promoviendo la campaña “Bebe Calidad”. No solo el líquido tenía que pasar por un proceso perfecto, sino que también estableció normas para todas las fases de la operación de embotellado.

Woodruff vio un gran potencial en el negocio de la botella, y con ayuda de publicidad y marketing, superó sus ventas por primera vez a finales de 1928.

A través de los años, Coca-Cola se convirtió en un éxito comercial, siendo la compañía pionera en innovación. A Woodruff se le consideró como revolucionario al presentar seis botellas de cartón en la década de 1920, con el lema de "un paquete a casa con un mango de invitación", convirtiéndose en una de las más poderosas herramientas de comercialización de la industria: el six pack.

Para 1929, Coca-Cola seguía evolucionando del cartón al metal. Era un refrigerador de techo abierto, lo que hizo posible que la bebida carbonatada se pudiera servir fría. Con el tiempo fue mejorando para convertirse en lo que conocemos como máquinas expendedoras.

Los surtidores automáticos llegaron a la Feria de Chicago en 1933, mezclando el jarabe con agua carbonatada, como aún lo vemos en algunos lugares. Antes de esto, la bebida se hacía manualmente con tecnología moderna que permitía dispensar el producto más rápido y mejor que nunca.

Coca-Cola por el mundo

Toda empresa tiene una visión y Coca-Cola no es la excepción. Woodruff quería que su producto fuera internacional, lográndolo al trabajar con socios talentosos, estableció el impulso global que finalmente llevó a Coca-Cola a todos los rincones del mundo.

Todo comenzó en 1900, cuando Charles Howard Candler, el hijo mayor de Asa Candler, tomó una jarra de jarabe con él en sus vacaciones a Inglaterra. Posteriormente una modesta orden de cinco galones de jarabe fue enviada de vuelta a Atlanta.

En el mismo año, Coca-Cola, viajó a Cuba y Puerto Rico, para la distribución internacional del jarabe. En esa década, las operaciones de embotellado se construyeron en Cuba, Panamá, Canadá, Puerto Rico, Filipinas y Guam. Para 1920, en Francia se operó el primer embotellador de Coca-Cola en el continente europeo.

En 1926, Woodruff compromete a Coca-Cola a la expansión internacional mediante el Departamento de Relaciones Exteriores, y en 1930 se convierte en The Coca-Cola Export Corporation.

Desde 1926, Coca-Cola ha estado en los Juegos Olímpicos de 1928, cuando un cargador estadounidense llegó a Amsterdam con el equipo olímpico de Estados Unidos y 1,000 envases de Coca-Cola. 40,000 espectadores llenaron el estadio para presenciar dos acontecimientos: el primer encendido de la llama olímpica y la primera venta de Coca-Cola en una Olimpiada.

La visión del Sr. Woodruff del potencial internacional de la Coca-Cola sigue siendo implementado y refinado por la compañía, embotelladoras y sucursales. ¡Coca-Cola proporciona un simple momento de placer!