El producto que ha dado al mundo su sabor más reconocido nació en Atlanta, Georgia, el 8 de mayo de 1886.

El Dr. John Stith Pemberton, un farmacéutico local, produjo el jarabe para Coca-Cola y caminó por la calle con una jarra del nuevo producto hacia Jacobs' Pharmacy donde fue catado, pronunciado como “excelente” y puesto a la venta por cinco centavos el vaso como una bebida de la fuente de sodas. El agua carbonatada se mezcló con el nuevo jarabe para producir una bebida que de inmediato fue “Deliciosa y Refrescante”, características que hoy en día continúan haciendo eco en todos los lugares donde se disfruta Coca-Cola

Descubre en imágenes la historia de la Farmacia Jacobs

Dr. John Pemberton

 Creyendo que “las dos C se verían bien en la publicidad”, el socio y contador del Dr. Pemberton, Frank M. Robinson, sugirió el nombre y lo escribió la ahora famosa marca comercial "Coca-Cola" con su caligrafía única.

El primer anuncio en el periódico para Coca-Cola pronto apareció en The Atlanta Journal, que invitaba a los sedientos ciudadanos a probar “la nueva y popular bebida de fuente de sodas”. Letreros de hule pintados a mano que decían "Coca-Cola" se podían ver en los toldos de las tiendas, aunados a la sugerencia “Beber” que informaba a los transeúntes que la nueva bebida era un refresco de la fuente de sodas. Durante el primer año, las ventas promedio sumaron nueve modestas bebidas por día. El Dr. Pemberton nunca se imaginó el potencial de la bebida que había creado. Gradualmente vendió porciones de su negocio a varios socios y, justo antes de su muerte en 1888, vendió su interés restante en Coca-Cola a Asa G. Candler. El Sr. Candler, oriundo de Atlanta con gran sentido empresarial, procedió a comprar los derechos adicionales y adquirir control total.