Las casualidades sí existen, y hay ocasiones, que varias cosas coinciden en el momento y lugar indicado, para dar paso a momentos o imágenes inolvidables. Esto es justo lo que sucedió, hace años, cuando Harley-Davidson, la botella de Coca-Cola y un lechón se juntaron para dar paso a uno de los momentos clave de la industria refresquera y el motociclismo.

Esta fotografía de 1920 es una de las más emblemáticas de la historia de Harley-Davidson. De hecho, la palabra "cerdo" que se usa para referirse a Harley-Davidson comenzó en esta época. Se dice que después de que esta foto fuera publicada, un periodista empezó a llamar a los corredores: "Los Cerdos Harley ". Pasaron los años y la palabra "cerdo" se fue convirtiendo en un término cada vez más usado en el argot más común para el motociclismo.

¿Cómo comenzó la leyenda?

Tenemos que remontarnos al nacimiento de Harley-Davidson y las carreras de motos. A inicios del siglo pasado, 1903, la compañía vendió su primera motocicleta en Milwaukee, EUA, en un mercado altamente saturado de estos productos, así que los fundadores de la marca sabían que para ganarse la atención de la gente debían vencer a su competencia, ¡pero en las pistas de carreras!

Así que después de unos 10 años, llevaron a cabo ese sueño y el equipo de carreras de la fábrica Harley-Davidson ya se encontraba dominando las pistas, razón por la cual se ganaron el apodo de ‘La Demoledora’.

Pasaron los años y alrededor de 1919, se organizó una carrera de 200 millas en Marion, Indiana, a la cual asistieron unos 15,000 motociclistas desde diversas y lejanas regiones de la unión americana, entonces, la carrera fue dominada absolutamente por el equipo de Harley-Davidson que se llevó los tres primeros lugares. Fue un rotundo éxito y la hazaña se repitió al año siguiente.

El ganador de aquella competencia fue Ray Weishaar, que alcanzó una velocidad promedio de poco más de 114 kilómetros por hora, sin duda, algo rapidísimo en aquella época. Antes de la carrera, el piloto Weishaar adoptó a un cochinito de una granja local y le puso el nombre de ‘Johnny’, quien en ese momento fue nombrado la mascota del equipo Harley.

Se tomaron muchas fotos ese día, y una de ellas, fue esta imagen tomada después de la victoria de Weishaar, quien en broma y para celebrar, le ofreció al cerdito “Johnny” un trago directo de la famosa botella de Coca-Cola, la cual tenía poco de haberse conocido y ya causaba sensación por su forma.

¿Qué otro efecto causó la complicidad entre Coca-Cola y Harley-Davidson?

Después de la foto de Weishaar y el cerdito “Johnny”, llegaron otras historias con Coca-Cola y Harley Davidson como protagonistas, esta vez haremos honor a una de ellas sacándola del baúl de los recuerdos:



Un vehículo que ya casi nadie recuerda es éste, una motocicleta con una especie de canasta al lado del chasis, pero que en vez de transportar pasajeros o maletas, era usada para entregar y recoger botellas de Coca-Cola.

En esta foto, podemos ver, a la motocicleta que repartía con orgullo las botellas de Coca-Cola en Milwaukee, Wisconsin por ahí de los años 1930. Hasta la fecha no se conoce el dato exacto del número de motocicletas que fueron usadas para este propósito, pero lo que sí se recuerda, es el divertido sonido que producía el choque de botellas mientras eran transportadas así, algo que hoy en día es símbolo de historia e identidad, como desde hace 130 años.