La próxima década dará la bienvenida a la "Edad de Oro del Consumidor". Esto según el último informe del Foro Económico Mundial 2017, titulado: Dando forma al futuro del comercio minorista para industrias del consumidor. En este se detalla un cambio en la manera de comprar de las personas y lo que se espera de las diferentes industrias.

Durante esta nueva era, tendrán una relevancia nunca antes vista frente a la cadena de valor generada por los productos de consumo, así como un crecimiento exponencial en la oferta de bienes y servicios en el mercado.

De esta manera, temas como la personalización o la comodidad al momento de realizar las compras, serán un punto central en medio de este gran cambio. ¿Por qué? Porque ahora los compradores tienen a su alcance nuevas tecnologías que los mantienen informados y que, al mismo tiempo, les han permitido modificar el sistema de compras habitual.

Elaine Bowers Coventry, copresidenta del Consejo Global sobre el Futuro del Consumo, expresó dentro del Foro Económico Mundial que las grandes compañías deben trabajar de la mano con líderes minoristas, empresas de logística, de pagos y tecnológicas, pues una alianza de este tipo les permitirá anticipar los cambios de comportamiento y convertir en oportunidades las diversas tendencias que están transformando al mercado de consumo actual.

De igual manera, Bowers comenta que esto no sólo repercute en el consumidor. Las multinacionales también desempeñan un papel fundamental en el bienestar económico y el impacto ambiental, resultante de los cambios en los patrones de consumo de las personas.

El informe hace referencia a cuatro tendencias que nos están llevando a la "Edad de Oro del Consumidor":

1. Comprender a los consumidores cada vez más informados y conectados: La tecnología permite abrir nuevas opciones al momento de elegir y realizar una compra. Por ello, las empresas deben innovar constantemente de la mano de herramientas digitales que les permitan colocarse dentro de los estándares de los compradores.

2. Adoptar rápidamente tecnologías que cambian el juego: Durante los próximos 10 años, daremos la bienvenida a tecnologías como el Internet de las Cosas, vehículos autónomos, drones, robótica e inteligencia artificial. Mismas que tienen la capacidad de impulsar mejoras en beneficio de los consumidores.

3. El aprovechamiento de modelos de negocio en espacios físicos y digitales: Durante la siguiente década, se reducirán las diferencia entre las cuestiones digitales y no digitales. Y aunque se prevé que formatos de comercio como las tiendas serán líderes de venta hasta el 2026, el crecimiento del comercio electrónico pasará de un 10 a un 40% en un futuro próximo.

La Industria Mexicana de Coca-Cola (IMCC) sabe lo importante de crear nuevos modelos de negocio y por ello se ha puesto en marcha Coca-Cola en tu Hogar, una nueva forma de adquirir los productos de nuestro portafolio de bebidas que tanto te gustan a través de un sitio, facilitando así el proceso de compra y haciendo llegar el pedido directamente a la puerta de tu casa, sin costo alguno.

4. Nuevas capacidades clave para el futuro: En primer lugar es importante que los vendedores minoristas adopten una mentalidad de asociación para mantenerse al día respecto a los cambios tecnológicos. En segundo puesto, deben elegir sistemas de entrega rentables y ecológicos. Y finalmente, aprovechar el Big Data para escalar, sistematizar y mejorar toda la cadena de valor para los consumidores.

Pensando en todo esto, en la IMCC estamos evolucionando para convertir los grandes desafíos futuros en oportunidades que nos permitan conectar mejor con la gente, a fin de ofrecerles nuevas y refrescantes experiencias de compra: más sencillas, ecológicas y convenientes para todos.