La historia de la humanidad está llena de mitos que alimentan la curiosidad de quienes intentan descubrirlos, generando un interés especial alrededor de ellos.  

Este es el caso de la receta de Coca-Cola. ¿Dónde se guarda?, ¿no está escrita y se la han pasado de boca en boca?, ¿es verdad que sólo sus dos fundadores conocen la receta y uno guarda la mitad de ella y el otro tiene la otra parte?

La leyenda del secreto de la formulación de la bebida más popular del mundo ha pasado por momentos importantes que hay que saber para entender por qué está rodeada de tanto enigma:

Coca-Cola fue inventada en 1886 en Atlanta, Estados Unidos y apenas 6 años después, en 1892, Asa Candler, empresario farmacéutico y alcalde de Atlanta, compró los derechos del negocio.

El mito de la receta secreta se incrementó cuando Candler introdujo algunos cambios en la fórmula original y los transmitió en únicamente a sus hijos y herederos para que únicamente ellos pudieran fabricar la exitosa bebida.

En 1919, Ernest Woodruff y un grupo de inversionistas compraron la compañía a Candler. Para financiarla, Woodruff tomó un préstamo usando la fórmula escrita de puño y letra del hijo de Candler como garantía, la cual permaneció en la bóveda de un banco de Nueva York.

En 1923 el hijo de Ernest Woodruf, Robert toma las riendas de la empresa y de hecho es a él a quien se le atribuye el éxito comercial de Coca-Cola. Para 1925, Woodruff paga su préstamo, recuperándola así, y manteniéndola protegida durante décadas en un banco de Atlanta.

Finalmente, en 2011 se traslada al Mundo de Coca-Cola, museo dedicado a nuestra bebida en Atlanta. Ahí hay miles de recuerdos de la marca pero la receta está en una enorme caja metálica dentro de una bóveda especial, que es visitada cada año por miles de personas.

Cómo verás, el secreto de nuestro refrescante sabor está bien resguardado y sólo pocas personas en todo el mundo conocen la fórmula exacta de esta bebida.