En Coca-Cola, la forma en que hemos involucrado a la salud pública y a la comunidad científica para hacer frente a la epidemia global de obesidad que aqueja a nuestros hijos, a nuestras familias y comunidades, no está funcionando.

Nuestra compañía ha sido acusada de cambiar el debate para sugerir que la actividad física es la única solución a la crisis de la obesidad. También se nos ha acusado de engañar a la opinión pública acerca del apoyo que brindamos a la investigación científica.

Hemos leído y reflexionado sobre las recientes historias y opiniones, acerca de las conversaciones en línea y sobre las preguntas de nuestra propia familia y amigos. La caracterización de nuestra compañía no refleja nuestra intención o nuestros valores.

Me decepciona que algunas de las acciones que hemos llevado a cabo para financiar la investigación científica y los programas para la salud y el bienestar han servido sólo para crear más confusión y desconfianza. Sé que nuestra compañía puede hacer un mejor trabajo involucrando a la salud pública y a las comunidades científicas, y lo haremos.

Mediante el apoyo a la investigación y a las organizaciones sin fines de lucro, buscamos fomentar un mayor conocimiento basado en la ciencia para informar mejor el debate sobre la forma más adecuada de hacer frente a la epidemia de obesidad. Nunca hemos tratado de ocultar eso. Sin embargo, en el futuro actuaremos con más transparencia, a medida que reenfocamos nuestras inversiones y nuestros esfuerzos en el bienestar.

Comprometidos a actuar con integridad en el servicio a nuestros clientes y nuestras comunidades, en Coca-Cola siempre hemos creído que una dieta saludable y el ejercicio regular son esenciales para una vida sana. Como la mayor compañía de bebidas del mundo, creemos que estamos en una posición única para causar un impacto positivo.

Nuestro negocio continuará evolucionando y respondiendo a las necesidades de la sociedad. Con este fin, incluiremos acciones que van desde la innovación de productos y el mercadeo responsable, hasta nuestros patrocinios y alianzas.

Amplificaremos las cosas buenas que ya estamos haciendo para que las personas puedan disfrutar los productos Coca-Cola que tienen las calorías e ingredientes que se adaptan a su estilo de vida. También seguiremos trabajando para ofrecer más opciones de nuestros productos (aguas, bebidas bajas en calorías y bajas en azúcar, refrescos de dieta y bebidas sin calorías), en empaques más pequeños, en más comunidades. He dado instrucciones a Sandy Douglas, Presidente de Coca-Cola Norte América, para que:

  • Publique en nuestro sitio web una lista de nuestros esfuerzos para reducir las calorías y hacer mercadeo con responsabilidad, junto con una lista de las alianzas para la salud y el bienestar y las actividades de investigación que hemos financiado en los últimos cinco años, las cuales seguiremos actualizando cada seis meses.

  • Crear y reclutar a un comité supervisor de expertos independientes para asesorar y dar autoridad sobre las inversiones de la compañía en investigación académica.

  • Involucrar a los principales expertos para que exploren oportunidades futuras para nuestra inversión en investigación académica y en las iniciativas de salud y bienestar.

  • Sandy conducirá este trabajo en los Estados Unidos y las mejores prácticas se implementarán internacionalmente.

A medida que seguimos aprendiendo, es mi esperanza que nuestros críticos nos reciban con una mente abierta. A veces estaremos de acuerdo, y en ocasiones estaremos muy en desacuerdo. La única cosa que todos tenemos en común: nos importa.

Queremos enfocarnos en el cambio real, y tenemos una gran oportunidad por delante. Estamos decididos a hacerlo bien.

Muhtar Kent es el Presidente y CEO de la Compañía Coca-Cola

Nota del Editor: Este artículo de opinión apareció originalmente en la página A11 en la edición del 20 de agosto de 2015 de The Wall Street Journal, y lo publicamos nuevamente con permiso en Coca-Cola Journey.