Ha concluido el ciclo de Francisco Crespo como CEO de Coca-Cola de México. Esta unidad de negocio reportó un excelente desempeño bajo su liderazgo. Durante este periodo se pusieron las bases de lo que se busca sea el camino a seguir en los siguientes años.

Bajo su mando, se presentaron cambios en el esquema de negocio, se innovó con la aparición de nuevos productos. Además de que la Industria Mexicana de Coca-Cola (IMCC) en su conjunto adoptó una serie de compromisos con los consumidores para ofrecerles opciones, porciones y soluciones a fin de promover el bienestar integral de los mexicanos.

“Estamos redefiniendo cómo crecerán Coca-Cola y las bebidas gasificadas; se trata de modelar la variedad y las porciones con un mayor crecimiento de las opciones cero y bajas calorías que tenemos”, explicó Crespo en entrevista para la revista CEO, antes de convertirse en el Chief Growth Officer de The Coca-Cola Company.

En ese sentido, compartió que en la última década se han reformulado algunas de las recetas del portafolio de bebidas haciendo que bajen un 17% en promedio las calorías de los mismos. Se espera que con ayuda del Centro de Innovación y Desarrollo, de México, se logre continuar con esta tendencia.

La estrategia que Crespo implementó en este tiempo, fue la de siempre mantener a la Compañía cerca del consumidor, con el objetivo de ofrecer a las personas productos que se adapten a su estilo de vida; por eso Jugos del Valle y Santa Clara se integraron a la familia Coca-Cola.

Esto provoca, según explica Crespo, que Coca-Cola de México se convierta en uno de los mayores compradores de productos agrícolas del país y estimó que el monto ronda los 600 ó 700 millones de dólares.

“Tenemos mucha presión en cuanto a la velocidad con la que desarrollamos nuestra infraestructura porque hemos crecido muy rápido”, comenta y asegura que esto ha fortalecido el entendimiento de cadena de valor de productos como los elaborados por Santa Clara.

Ahora que Francisco Crespo comienza una nueva aventura en nuestra sede de Atlanta, puede irse tranquilo, seguro que ha dejado un legado importante en la unidad de México, pues la Industria Mexicana de Coca-Cola es uno de los mayores empleadores del país (con más 97 mil trabajos directos y un millón indirectos), cuenta con un portafolio de bebidas donde el 45% es de opciones bajas o sin calorías y es una de la compañías que promueven el desarrollo de las comunidades a través de la inversión y la ejecución de proyectos socialmente responsables. Eso sin olvidar el compromiso con el cuidado al medio ambiente.

Encuentra aquí la versión completa y original de la entrevista a Francisco Crespo, realizada y publicada por CEO Magazine