Más allá de simplemente plantar árboles de manera aislada, Coca-Cola asume como compromiso #1: el respeto al medio ambiente. Y con el propósito de participar en la recuperación de bosques ha desarrollado una alternativa verde: los viveros comunitarios, que son pequeñas empresas administradas y operadas por miembros de las comunidades favorecidas y son abastecedores de los árboles y plantas requeridas para los programas de reforestación y reposición de arbolado.

No podemos negar que existen múltiples actividades humanas que perjudican el medio ambiente: la tala no sustentable, la sobreexplotación de recursos del suelo para albergar especies exóticas, la sobreutilización de las tierras por la práctica de agricultura y ganadería e incluso el gasto indiscriminado del agua; por eso para contrarrestar sus efectos, los viveros comunitarios contribuyen a la restauración ecológica de manera segura, como un motor positivo de cambio.

Oportunidades de desarrollo para todos

Ejemplo de contribución con el medio ambiente por parte de la Industria Mexicana de Coca-Cola, son 15 viveros comunitarios existentes en el país, que buscan producir la mayor cantidad de árboles de varias especies endémicas de acuerdo a las necesidades de las comunidades y de las áreas que se reforestan con la infraestructura de riego y condiciones climáticas necesarias para que la semilla pueda germinar, la planta se pueda conservar y desarrollar de manera adecuada hasta su extracción y transporte, lo que permite hacer posible que se puedan reforestar áreas de México.

Luego de nueve años trabajando bajo este esquema, en conjunto con la Comisión Nacional Forestal (CONAFOR), anualmente se producen en promedio 2 millones de plantas en estos viveros, lo que equivale a más de tres veces la población de Baja California Sur, que es la entidad con menor población en México. En 2015, se plantaron más de 8 millones 249 mil 601 plantas forestales. ¿Te imaginas cuánto oxígeno y recuperación de suelo representa esta cantidad de seres verdes?


Las comunidades también se benefician

Como detonante de la economía, este proyecto desarrolla a las comunidades, ya que sus integrantes son los proveedores de los insumos para las labores de recuperación forestal del programa.

A la fecha son comunidades de Durango, Chihuahua, Guanajuato, Hidalgo, Jalisco, Michoacán, Nayarit, Nuevo León, Puebla, San Luis Potosí, Veracruz y Yucatán las que se han visto beneficiadas al trabajar en estos viveros, que se han convertido en pequeñas empresas administradas y operadas por miembros de la comunidad, en su mayoría mujeres.

Estos espacios de trabajo se forman gracias a la capacitación y asesoría administrativa, legal y técnica para el cultivo, extracción, empaque y traslado de las plantas producidas, lo que les permite a los trabajadores convivir en estos espacios de trabajo y ser el sustento de varias familias.

Considera que para que un vivero con una capacidad de 250 mil plantas funcione de manera correcta se requieren seis personas de tiempo completo y 10 personas eventuales durante 60 días. Es decir, que en total, en este momento se encuentran trabajando 67 personas de manera permanente y 93 personas de manera temporal para este proyecto, que está dentro del Programa Nacional de Reforestación y Cosecha del Agua.

Realizado por Coca-Cola en colaboración con Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales (SEMARNAT), la Comisión Nacional Forestal (CONAFOR) y PRONATURAesta iniciativa es un referente de desarrollo sustentable a nivel nacional y hasta hoy ha logrado reforestar más de 60,000 hectáreas en México mediante iniciativas ambientales que buscan la sustentabilidad en las comunidades y marcar una diferencia positiva en la vida de las personas.