Utilizar el agua de lluvia para tareas que no requieren agua potable es una excelente idea para cuidar este recurso. Según datos oficiales de la Ciudad de México, el uso responsable del agua podría reducir la demanda de este líquido hasta un 68%. ¿Te imaginas lo que se puede hacer en todo el país?

Para poder aprovechar el agua pluvial, lo primero que hay que hacer es entender cómo se puede usar. Si no contamos con un sistema de filtrado, la podemos aprovechar para limpiar el piso, usarla para el retrete y regar plantas.

En principio, la recolección y almacenamiento son bastante simples. De hecho, la forma más sencilla sería a través de algunas cubetas y un depósito (un tambo grande o una cisterna pueden funcionar). Pero para aprovechar este líquido, sería mejor implementar algunos sistemas que harían posible su utilización, como por ejemplo: obtener agua del escurrimiento por la superficie del techo de la casa, a través de canaletas y tuberías para conducir la lluvia hacia un tanque.

Un segundo método de captación es a través de una malla de polietileno. Como lo están experimentando en una investigación conjunta de la Universidad Pontificia de Chile y el Instituto Tecnológico de Massachusetts, en la que se monta como un atrapanieblas en un espacio abierto. Cuando llueve, el agua escurre por ella y puede ser almacenada en un depósito.

Ahora, una parte esencial de cualquier sistema de captación es el filtro. De esta manera, el agua almacenada queda libre de impurezas y, si bien no es apta para beber, tiene un rango de utilidad mucho mayor. Por ejemplo, como indica la Agencia de Protección Ambiental de Illinois, Estados Unidos, podría emplearse para lavar el auto.

También, hoy en día, el diseño arquitectónico de muchos edificios no descuida el aprovechamiento de este recurso; un ejemplo de esto, es el edificio sustentable de Coca-Cola México, que aloja al Foro Ciel, un espacio multifuncional equipado con una azotea verde y un sistema captador de agua pluvial.

Aprovechar la lluvia trae consigo beneficios como: suministro de este recurso (no potable) para usarse en en diversas tareas en casa, reducción del consumo de agua potable y, además, se evita el desperdicio de este líquido a través del drenaje.

Estas son sólo alguna ideas básicas para que inicies tu propia recolección de agua. Te invitamos a informarte más al respecto y que te subas a esta tendencia. Es más fácil de lo que parece. Y sobre todo, ayudas al planeta.

En la Industria Mexicana de Coca-Cola estamos comprometidos con el cuidado del medio ambiente y por ello impulsamos el Programa Nacional de Reforestación y Cosecha de Agua en colaboración con la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (SEMARNAT), Comisión Nacional Forestal (CONAFOR), Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (CONANP) y Pronatura México A.C., a través del cual devolvemos a la naturaleza más del 100% del agua que utilizamos en nuestros productos con la restauración de ecosistemas y la implementación de sistemas de captación de agua pluvial.

Con el objetivo de incrementar la captación de agua pluvial para su aprovechamiento y el desarrollo de algunas comunidades, se ha capacitado a sus habitantes para instalar techos captadores y utilizar el líquido en diferentes tareas del hogar e, incluso, para regar los viveros comunitarios que, a partir de estas acciones, se han creado en el país.

Tú también únete a las ganas de cuidar el medio ambiente y, además de hacer un uso responsable del agua, ¿por qué no aprovechar la lluvia de alguna manera? Recuerda que al México que queremos, llegamos entre todos. Comparte tus experiencias a través de Twitter con el HT #YoMeSubo.