Sí, lavarnos las manos con jabón es más importante de lo que pensamos. Cifras del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) reportan que más de 1 millón y medio de niños y niñas menores de cinco años mueren a causa de diarrea y neumonía; por lo que un lavado de manos correcto reduciría en 44% la mortalidad de estos infantes. Con esta situación, desde el 2008, cada 15 de octubre se conmemora el Día Mundial del Lavado de Manos, el fin es promover y concientizar acerca de la importancia de esta práctica de higiene para prevenir enfermedades y salvar vidas.

La celebración, promovida por la Alianza Global entre los Sectores Público y Privado para Promover el Lavado de Manos (PPPHW), además fomenta el lavado de manos con jabón, al demostrarse que si se realiza correctamente, se reduce en 99% la presencia de bacterias acumuladas en la piel, por lo que podría ayudar a disminuir la incidencia de enfermedades cutáneas e infecciones en los ojos.

Ahora te preguntarás, ¿cuándo y cómo lavarme las manos correctamente? Primero, la UNICEF señala algunos momentos críticos donde se deben lavar las manos con jabón:

  • Antes de comer, previo, durante y después de preparar alimentos.

  • Después de usar el inodoro o cambiar el pañal a un niño.

  • En seguida de atender a algún enfermo, curar heridas o cortaduras.

  • Después de tocar animales.

  • Posterior a limpiarte la nariz, toser o estornudar.


La Organización Mundial de Salud (OMS) detalla el proceso en 10 pasos sencillos, antes es importante que sepas que hacerlo de la manera adecuada es sencillo. Solo necesitas de 40 a 60 segundos, poca agua, jabón sin importar el tipo, porque todos son efectivos para remover los gérmenes que causan las enfermedades.

Ahora sí, ¡toma nota!

  1. Moja tus manos y deposita en las palmas una cantidad suficiente de jabón para cubrir toda la superficie.

  2. Frota tus manos entre sí. Coloca la palma de tu mano derecha contra el dorso de la mano izquierda y viceversa, y mueve en círculos.

  3. También frota las palmas de tus manos entre sí con los dedos entrelazados.

  4. Fricciona el dorso de los dedos de una mano con la palma de la mano opuesta.

  5. Atrapa con la palma de una mano el pulgar de la otra y frótalo con movimiento de rotación, cambia de mano.

  6. Con la punta de tus dedos frota en forma de círculo, la palma de la mano contraria y viceversa.

  7. Enjuaga tus manos con agua.

  8. Sécalas con una toalla desechable.

  9. Con la toalla cierra el grifo.

Un factor importante en el proceso de lavado de manos con jabón es el agua, se calcula que si tardas un minuto en lavar tus manos, estarás gastando 12 litros del líquido por lo que no es necesario tener el grifo abierto por completo, basta con un chorro delgado para no desperdiciar nada.

Esta celebración del Día Mundial del Lavado de Manos se realiza en colaboración con instancias internacionales como el Programa de Agua y Saneamiento, el UNICEF, el Banco Mundial y la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID), entre otras. Así que no olvides que con una práctica sencilla fomentamos hábitos que benefician nuestra salud y un buen inicio es enseñar y practicarlo en tu familia. ¿Estás listo?