Durante los últimos años, el concepto eco-friendly (amigable con el medio ambiente) se ha utilizado tanto en productos como en diferentes prácticas, pero ¿alguna vez te has detenido a pensar cuál es su significado y qué es lo que se busca transmitir?

En realidad esta idea no se trata de un moda pasajera, sino de un forma de vida en la que literalmente eres amigable con el medio ambiente, realizas actos a su favor (reciclar tu basura, usar medios de transporte que no contaminen y ahorrar agua, entre otros) para contribuyes a cuidar, respetar, y fomentar el uso consciente de los recursos naturales.

Al comprender el verdadero sentido de lo que es ser eco-friendly puedes emprender acciones que contrarresten los daños ambientales y conduzcan a un estilo de vida más saludable para ti y tu entorno.

¿Cómo puedo empezar?

De inicio, lo mejor es fomentar un hábito diario que comienza desde casa, así que puedes iniciar con cosas simples pero importantes como:

Reducir, reutilizar y reciclar: De acuerdo con la Agencia Estadounidense de Protección Ambiental (Environmental Protection Agency, EPA), esto ayuda a conservar energía, disminuir emisiones contaminantes y de gases de efecto invernadero procedentes de la extracción de recursos, la fabricación y eliminación de residuos.

Comienza llevando tu propia bolsa cuando hagas tu despensa, elige productos que tengan etiquetas de que se pueden reciclar, separa tus residuos por material específico y trata de encontrar nuevas formas de uso a tus desechos: la orgánica pueden servirte para preparar composta, en cuanto a los recipientes de metal y plástico te funcionarán para guardar lo que necesites.

La idea es dar el primer paso hacia la sustentabilidad con acciones que pueden comenzar en casa.

Cambia tus focos: la EPA también recomienda reemplazar las bombillas tradicionales por las ahorradoras, ya que además de economizar en tu recibo de luz, utilizas cerca de un 75% menos de energía, uno de los factores del calentamiento global.

De igual forma aprovecha al máximo la luz natural, un buen tip es pintar los techos y paredes de tu casa con colores claros, así tendrás una mejor iluminación. No olvides apagar las luces cuando no las ocupes.

Cuida el agua: el plan de sustentabilidad de la Universidad de Stanford asegura que cada minuto que ocupas en la regadera gastas casi seis litros, por lo que al tardar menos en el baño reducirás considerablemente el desperdicio de agua.

Por su parte la Comisión Nacional del Agua (Conagua), aconseja ahorrar el vital líquido colocando una o dos botellas llenas de agua dentro del compartimento de recarga del inodoro, lavar tu vehículo usando una cubeta en lugar de manguera, cerrar la llave mientras te cepillas los dientes o te afeitas, lo mismo con la regadera al enjabonarte, regar plantas y jardín por las mañanas o al anochecer para evitar la evaporación del agua, usar la lavadora sólo con cargas completas y verificar el estado de los grifos de tu casa para evitar goteras y fugas.

Desplázate conscientemente: además de caminar o recorrer en bicicleta trayectos cortos, el llamado “carpool” es otra opción para que las emisiones contaminantes vayan a la baja, se trata de compartir el auto con personas que van al mismo destino que tú.

Y es que menos coches en las calles se traduce en menos contaminantes del aire procedentes del tubo de escape de un automóvil, tal como menciona el Departamento de Gestión de Recursos del Aire de Florida, Estados Unidos, quienes también explican que cuando compartes tu vehículo puedes disminuir notablemente la cantidad de nitrógeno, óxido, monóxido y dióxido de carbono lanzados a la atmósfera, ayudando así a mejorar la calidad del aire.

En la Industria Mexicana de Coca-Cola estamos comprometidos con el cuidado al medio ambiente, por lo que impulsamos el fortalecimiento de nuestra cadena de reciclaje. Trabajamos en conjunto con nuestras plantas de reciclado PetStar e IMER y nos hemos convertido en el mayor reciclador de PET grado alimenticio en América Latina, en ellas se pueden procesar 60,000 toneladas cada año, lo que equivale a 4,000 millones de botellas que llenarían 3 veces el Estadio Azteca. Posiblemente, uno de los envases de PET que tienes en la mano haya sido elaborado con hasta el 100% de material reciclado.

Recuerda que las pequeñas acciones traen consigo grandes cambios, así que súbete a un estilo de vida eco-friendly y comienza por implementarlas en tu día a día. Verás que paulatinamente además de poner tu granito de arena para cuidar el medio ambiente, tus amigos y familiares se irán sumando para que juntos lleguemos al México que todos queremos.

¡No olvides compartir tus acciones a través de Twitter vía el HT #YoMeSubo!