La deforestación es uno de los problemas ambientales más comunes actualmente. Según National Geographic, los bosques cubren aún alrededor del 30% de las regiones del mundo, pero al término de cada año se pierden franjas naturales equivalentes al terreno de un país, convirtiéndose en una terrible plaga de nuestro tiempo.

Los efectos de la destrucción y consumo sin control de árboles pueden ser devastadores. La deforestación conlleva una drástica disminución en el suministro de agua. Además, rompe el equilibrio climático, fomentando así el calentamiento global.

La deforestación causa un efecto contradictorio entre el nivel económico y de desarrollo de las personas. Como detalla el informe 2016 sobre el estado mundial de los bosques de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), la necesidad de espacio para actividades agrícolas sigue siendo el principal factor de deforestación en el mundo.

Pero como también se señala en otro estudio de la misma FAO, más de 20 países han demostrado de manera convincente que el aumento de la producción agrícola y la seguridad alimentaria no es en absoluto incompatible con la protección de los bosques. Dejando claro que se pueden realizar acciones importantes en pro de la mitigación del cambio climático y la sustentabilidad del planeta.

La Industria Mexicana de Coca-Cola no pasa por desapercibida esta situación, por lo que contribuye con acciones específicas para contrarrestar la deforestación. A través del Programa de Reforestación y Cosecha de Agua, nos sumamos a la restauración ecológica en sitios clave para la recarga de mantos acuíferos y que incluye el plantado de árboles.

En este programa ha sido clave la participación conjunta de diversas instancias de la mano con alrededor de 1,125 comunidades, destacando la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales (SEMARNAT), la Comisión Nacional Forestal (CONAFOR), la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (CONANP),  y la asociación civil Pronatura México.

A la par de la reforestación, también estamos conscientes de que el agua es el recurso más preciado para la vida y los ecosistemas. Así, buscamos contribuir a su cuidado a través de una estrategia integral que contempla tres ejes: reabastecer, reducir y reusar.

De esta manera, logramos devolver a la naturaleza toda el agua que utilizamos en nuestros productos. Es así como nuestro proyecto integral de restauración ecológica ha aplicado iniciativas de reforestación, obras de conservación de suelo, proyectos productivos y acciones para la capacitación y disponibilidad de agua, dentro de una economía regional.


Hoy, nuestro compromiso se centra más que nunca en alcanzar objetivos hacia el futuro. Tal como se anunció en el marco de la celebración del noveno año de su ejecución, el Programa Nacional de Reforestación y Cosecha de Agua, amplía sus acciones a:

  • Trabajos de restauración en más de 13 mil hectáreas de bosques, para llegar a más de 64 mil hectáreas.

  • Plantación de más de 6 millones de árboles, para alcanzar más de 75 millones de árboles plantados.

  • Instalación de 1 vivero comunitario que se suma a los 15 ya existentes.

  • Habilitación de 5 ollas captadoras de agua pluvial adicionales a las 22 ya en funcionamiento.

  • Construcción de 2 plantas de tratamiento de aguas residuales y 3 plantas potabilizadoras de agua.

  • Instalación de 166 huertos de traspatio y 215 huertos frutícolas.

  • Instalación de 179 estufas ahorradoras de leña.

  • Construcción de un vivero comunitario, para sumar 16 en el país.

En la Industria Mexicana de Coca-Cola nos estamos ocupando por participar en un cambio ecológico positivo. Mismo que impulse comunidades, contribuya a frenar el cambio climático y haga de nuestro planeta, un lugar sustentable.