El reciclaje de cualquier material reduce la huella de carbono en el mundo y Coca-Cola lo sabe. En su compromiso por cuidar el planeta, su planta PetStar ha cobrado un gran protagonismo al ser considerada como la planta de reciclaje de PET grado alimenticio más grande del mundo.

Ubicada en Toluca, Estado de México, esta planta con tecnología de vanguardia se asegura que los millones de envases de PET (polietileno tereftalato) que hay en el país se conviertan en un material valioso con uso futuro.

Conoce el proceso de reciclaje y los resultados de este gran monstruo sustentable, que contribuye a hacer un mundo mejor, siguiendo los valores de Coca-Cola de responsabilidad compartida, compromiso con el medio ambiente y apoyo a la comunidad.