Los edulcorantes no calóricos, han sido empleados para endulzar alimentos y bebidas desde hace mucho tiempo; sin embargo, en años recientes, la estevia se ha posicionado como una alternativa natural que sirve para dulcificar lo que consumimos.

Una de las ventajas sobre la producción de esta planta dulce es su simplicidad, ya que de ella crecen hojas todo el tiempo, sin importar región o condición climática del lugar donde fue sembrada.

La estevia, originaria de Paraguay, es interesante desde cualquier arista. Comentemos tres de ellas: Por un lado, es un arbusto que emplea pocos recursos (tierra y energía), un argumento importante en la implementación de acciones del Programa Nacional de Reforestación y Cosecha de Agua.

En segundo término, está el hecho de tratarse de un producto fácil de comercializar, cuestión que beneficia económicamente a los productores que han convertido a la estevia en la base del  sustento familiar, lo que impacta de manera positiva en el bienestar y forma de vida de las comunidades. Cabe señalar que tan sólo en 2015, con la ejecución de Proyectos Productivos derivados del Programa Nacional de Reforestación antes mencionado, se beneficiaron a 225 productores residentes de cuatro municipios pertenecientes a los estados de: Colima, Jalisco, Quintana Roo y Yucatán.



Por último, está su uso ancestral, durante siglos, los indígenas paraguayos han usado la estevia como endulzante, principalmente de bebidas. Sin embrago, fue a partir del 2008 que el Comité Mixto de la FAO/OMS de Expertos en Aditivos Alimentarios (JECFA), un comité científico internacional, determinó que ciertos endulzantes hechos a base de estevia son seguros para su uso en alimentos y bebidas.

En el 2011, la Autoridad Europea de Seguridad de Alimentos hizo una determinación similar y autorizó el uso de glucósidos de esteviol (estevia) como endulzante de alimentos y bebidas. De hecho, los endulzantes hechos a base de estevia son permitidos en más de 75 países en todo el mundo.

¿Sabías qué? Este edulcorante es entre 250 y 300 veces más potente que el azúcar de caña.

Estevia mexicana

Es importante mencionar que la implementación de estos proyectos productivos fungen como un mecanismo estratégico que permite la recuperación forestal, acompañada del fomento de otras actividades alternas que ofrecen suficientes recursos económicos y en especie para permitir el desarrollo sustentable de una región.

Por lo tanto, con el compromiso de realizar proyectos que estimulen la reforestación, además del desarrollo de alternativas económicas para habitantes de regiones específicas, la Industria Mexicana de Coca-Cola, en conjunto con algunas dependencias gubernamentales y organizaciones sociales, día a día contribuyen al bienestar social y ambiental de nuestro país.