Los residuos plásticos que se generan pueden ser reutilizados para darles un uso futuro a través del reciclaje. En la Industria Mexicana de Coca-Cola implementamos acciones para fomentar la cultura sobre este tema porque creemos que el PET es un material valioso y, hoy en día, procesamos casi la mitad del PET que se recicla en el país a través de nuestras plantas de reciclado de PET grado alimenticio: IMER, la primera construida en América Latina: 

y PetStar, la más grande del mundo.

A través de ellas contamos con la capacidad de procesar 85,000 toneladas al año, equivalente a más de 4,100 millones de botellas, con lo que podríamos llenar tres veces el Estadio Azteca, lo que nos consolida como el mayor reciclador de PET botella a botella en América Latina. Es así como contribuimos a que México sea uno de los países que mayor acopia y recicla PET a nivel mundial.

El reciclaje tiene múltiples beneficios tanto ambientales como sociales ya que contribuye a la mitigación del cambio climático al utilizar menos energía y recursos no renovables para producir resina virgen, a fomentar el manejo responsable de residuos y a prolongar la vida de los rellenos sanitarios. De igual forma, la industria del reciclado es una fuente generadora de empleo para acopiadores y recolectores. En total, las dos plantas del Sistema Coca-Cola en México generan más de 26 mil empleos directos e indirectos a través de sus acciones.

Además de promover el reciclaje, en la Industria Mexicana de Coca-Cola buscamos integrar en nuestros empaques una mayor cantidad de resina reciclada o proveniente de fuentes renovables para tener envases más sustentables desde su concepción. Actualmente, millones de nuestras botellas de PET están elaboradas 100% de material reciclado e incorporamos en todos los envases de PET en promedio un 28% de material reciclado o de fuentes renovables. Además, fuimos pioneros en el desarrollo y uso de la tecnología PlantBottle®, la primera botella de PET hecha hasta 30% a base de subproductos de plantas, la cual es 100% reciclable y tiene una huella de carbono 20% menor.  

Otra de las acciones que implementamos en temas de empaques sustentables es el aligeramiento de envases, gracias a esto, en 2015 evitamos 8,655 toneladas de CO2 similar a la energía utilizada en 790 hogares durante 1 año.

Seguiremos trabajando para impulsar la industria del reciclaje de forma que los empaques post consumo sean vistos como un material valioso que puede tener un uso futuro, contribuyendo al cuidado y conservación de los recursos naturales y así ofrecer un mejor futuro para las próximas generaciones.