Comenzar a cultivar en un huerto propio, ya sea en un patio trasero o en la azotea, ha ganado mucha popularidad en los últimos años. Tan es así, que es considerada pieza clave en algunas de las 100 tendencias urbanísticas en boga para la ciudad de Nueva York, analizadas por el Guggenheim Lab.

Por otra parte, National Geographic menciona algunas ventajas más al respecto: Un impacto positivo mediante alimentación orgánica, un incremento de zonas verdes en las ciudades y por supuesto, un lugar para la relajación.

Sin embargo, un huerto propio puede tener alcances mucho mayores, como dice Roman Gaus, director ejecutivo de la compañía Urban Farmers, “la agricultura urbana tiene el potencial de transformar ciudades completas de ‘consumidoras’ a productoras locales de recursos naturales”. Sobre todo si consideramos que en un futuro, como plantea la BBC News, esta técnica podría producir alimentos para muchas personas.

5 consejos prácticos para comenzar tu huerto

Llegó el momento de poner manos a la obra. Tú decides lo que vas a plantar. Pueden ser flores, plantas, frutas o vegetales. Y para que no te quedes con las ganas, te dejamos estos consejos:

1. Encuentra inspiración: internet puede ser tu mejor aliado en esta tarea. Por ejemplo, en Pinterest puedes obtener miles de ideas para comenzar. O bien, como dice Gregory Peterson, miembro de la Facultad de la Escuela de Sustentabilidad en la Universidad del Estado de Arizona y fundador de urbanfarm.org: “Los ejemplos se pueden ver en todas partes. Una búsqueda en Google produce alrededor de 1,630,000 casos, donde la agricultura urbana está bien implementada”.

2. Comienza con lo que tienes: seguro cuentas con alguna maceta vacía y si no es así, aprovecha cajas y botes. Además, así también reusas. La Fundación de Jardinería Pies Cuadrados, tiene un método para aprovechar al máximo estos recursos con el que tu huerto dará lo mejor de sí.

3. Inicia con plantas fáciles de cuidar: el crecimiento de una planta tiene su ciencia, pero no es cosa de otro mundo. Existen muchas variedades de plantas muy fáciles de cuidar: flores como crisantemos y azaleas, en verduras cebolla y jitomates o hierbas como el tomillo, crecen muy rápido y no se necesita experiencia para cultivarlos.

4. Aprovecha tu espacio al máximo: si vives en la ciudad, es muy probable que pienses que no tienes ningún espacio para cultivar. Esto es falso, como comenta Patrick Crouch, director del Programa de Granjas Urbanas en Detroit, Estados Unidos. “Se puede cosechar en lugares tan pequeños como los cartones que contienen los huevos del supermercado”, subraya.

5. Haz tu propia composta: una composta efectiva puede formarse con desechos que tenemos en casa. Usa tus residuos orgánicos para ver florecer tu jardín.

En la Industria Mexicana de Coca-Cola nos preocupamos por el cuidado del medio ambiente y por ello nos sumamos con acciones que nos han permitido reducir en un 34% el uso de agua en nuestras operaciones diarias en comparación con el año 2002. Además, devolvemos a la naturaleza más del 100% del agua que utilizamos en nuestros productos a través del Programa Nacional de Reforestación y Cosecha de Agua que se realiza en colaboración con la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (SEMARNAT), Comisión Nacional Forestal (CONAFOR), Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (CONANP) y Pronatura México A.C.

Además, entre otras acciones se han puesto en marcha 15  viveros comunitarios, con el propósito de participar en la producción de plantas endémicas para favorecer la recuperación de bosques. Mismos, que son a su vez, una fuente de trabajo para las comunidades que los administran.

Recuerda siempre que en medida que tomes acciones como la de tener un huerto propio, se comienza a crear una cadena que impacta de forma positiva a nuestro entorno. Únete a este cambio de estilo de vida y súbete al cuidado del medio ambiente.