Sabemos que debemos contribuir a la construcción de un mejor futuro, por eso en la Industria Mexicana de Coca-Cola, impulsamos una serie de programas que nos han permitido llevar nuestras actividades a un modelo sustentable. Esto ha ocurrido a diversos niveles: desde adecuaciones en nuestras instalaciones, hasta la realización de actividades que han permitido el desarrollo socioeconómico de muchas comunidades, pasando por el cuidado al medio ambiente y el eficiente uso de los recursos naturales.

El objetivo es generar el Triángulo de Oro que nos permita trabajar de la mano de la sociedad y el gobierno para conformar un estilo de vida capaz de sostenerse en el largo plazo, en donde sólo haya que disponer de lo que necesitamos, sin poner en riesgo el futuro de las siguientes generaciones.

Una actitud que la propia UNESCO invita a adoptar, modificando algunos de nuestros hábitos con el fin de encaminarlos hacia un desarrollo más sustentable.



En ese sentido, nuestro compromiso con México, nuestra casa, es lograr que para el año 2020, los residuos que generamos en nuestras plantas embotelladoras se reciclen al 100%. En ese sentido, nuestro compromiso radica en que los residuos que generamos en nuestras plantas embotelladoras se reciclen al 100%, además, el consumo eléctrico en nuestras plantas proviene de fuentes renovables, actualmente el 26% de la que utilizamos tiene un origen de este tipo.

Además, a través del Programa Nacional de Reforestación y Cosecha de Agua que implementamos desde 2007 en conjunto con  Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (SEMANART), Comisión Nacional Forestal (CONAFOR),Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (CONANP) y Pronatura México A.C. llevamos a cabo una serie de acciones de restauración, reforestación, captación y acceso al agua que nos han permitido devolver a México más del 100% del recurso hídrico que empleamos para la elaboración de nuestros productos.

Para fomentar un desarrollo integral en México, en 2015, destinamos  casi 15 mil millones de pesos para programas que contribuyeran al bienestar de las comunidades. Fomentamos el hábito de  la actividad física en más de 9 millones de personas organizando diversos eventos deportivos y promovemos el empoderamiento de más de 36 mil mexicanas para superarse.

“La educación es un derecho fundamental y la base del progreso de cualquier país. Los desafíos de la erradicación de la pobreza, la lucha contra el Cambio Climático y el logro de un desarrollo verdaderamente sostenible en los próximos decenios, nos invitan a actuar juntos. Con colaboración, liderazgo e inversiones adecuadas en educación, podemos transformar la vida de las personas, la economía de los países y nuestro mundo en general”, expresó Ban Ki-moon, Secretario General de las Naciones Unidas (ONU), en relación a la nueva agenda mundial a partir de los Objetivos de Desarrollo Sostenible.

Acciones que nos mueven a crear un mundo más sustentable


Aunque parezca que la sustentabilidad es ajena a nuestra vida diaria, no es así. Los grandes cambios rumbo a un estilo de vida sostenible comienzan con pequeñas acciones que pueden ser implementadas en cualquier hogar. Es cuestión de decidirse a actuar.

Aquí algunas recomendaciones que te permitirían dar pasos camino hacia la sustentabilidad:

  • Compra y consume alimentos locales y de temporada: Esto es preferible, ya que reduce el uso de combustibles fósiles e, impulsa la economía local y aumenta el conocimiento de dónde viene ese alimento. Cuidas el medio ambiente y promueves el desarrollo del entorno en donde vives.
  • Haz algo por tu comunidad: Involúcrate en el cuidado y desarrollo de tu colonia. Únete a tus vecinos para crear redes que busquen el mejoramiento de su entorno a través de: organizar actividades de carácter incluyente que hagan que muchas personas se unan al movimiento.
  • Controla tu consumo de energía: Usa focos ahorradores y apaga la luz cada vez que salgas de una habitación, también puedes reducir el gasto de energía si optas por aparatos que ofrezcan una mayor eficiencia en este sentido. Incluso, la próxima temporada de calor puedes refrescar tu hogar abriendo puertas y ventanas para generar corrientes de aire y así reducir el consumo de los aires acondicionados.
  • Reduce tu huella de carbono: Compartir el coche genera un menor uso de combustible, disminuye el tráfico y la contaminación. Asimismo, cuando tengas oportunidad de usar bicicleta o caminar: ¡Hazlo! Además de no producir gases de efecto invernadero, te activas.
  • Invita a tus amigos y familiares a sumarse: Platicar con tu familia y amigos acerca de la cultura de la sustentabilidad generará conciencia en quienes te rodean y así se podrán desarrollar sus propias versiones de un estilo de vida sostenible.
  • Promueve el trabajo en casa: Las nuevas tecnologías permiten que muchos de los trabajos modernos puedan realizarse de manera remota, ello reduce la huella de carbono y aumenta el bienestar de las personas. Emplear las herramientas digitales para realizar trámites y consultar información ayudan enormemente a reducir el uso de combustibles y a economizar en otros recursos, como el papel.

Hay que recordar que en la medida en que se tomen acciones para cambiar nuestro estilo de vida, se comenzarán a crear reacciones en cadena que impactarán de diferentes formas a nuestro entorno: Se cuidará al medio ambiente, habrá un uso más eficiente de los recursos, las comunidades se desarrollarán y, por consiguiente, el bienestar social aumentará a nuestro alrededor.