El 22 de marzo se conmemora el Día Mundial del Agua, esta fecha fue instaurada por la Organización de las Naciones Unidas (ONU) para destacar y crear conciencia y reflexión sobre lo importante que es el uso adecuado y racional de este líquido, pues como sabemos, “el agua es la fuente de la vida”.

La Asamblea General de las Naciones Unidas instauró desde 1993 esta celebración y desde ese momento cada año se destaca una cuestión diferente que tenga que ver con el uso que le damos a este recurso, para este 2016 el tema es: Agua y Trabajo.

¿Para qué usamos el agua?

En nuestro país el agua tiene usos que van desde beberla, hasta emplearla en usos domésticos e industriales. Básicamente usamos el agua para lo siguiente:

1. Para consumo humano (beberla, cocinar y procesar alimentos).

2. Para la limpieza personal

3. En el cultivo de peces, mariscos o cualquier tipo de vida acuática.

4. En la agricultura y la industria

6. Para usos públicos como el riego de parques, jardines y camellones; lavado de coches, fuentes que adornan nuestras avenidas o edificios públicos, lavado de calles, etcétera.

7. Para usos recreativos en parques acuáticos.

8. Para producir energía eléctrica (en plantas hidroeléctricas).

Según el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) en México, 77% del agua, se utiliza en la agricultura, 14% es para abastecimiento público, 5% en termoeléctricas y 4% en la industria.

Las dificultades del agua se deben al crecimiento de la población en todo el mundo, ello es lo que provoca que cada vez podamos disponer menos de ella, pues al conservarse la misma cantidad pero repartida en un número de personas cada vez mayor es lo que provoca su carencia. En el año 1910 a cada mexicano le tocaban por año 31,000 m3 de agua, para el año 2010 (100 años después) esa cantidad se redujo drásticamente a 4,230 m3 por habitante.

Debido a lo anterior, la ONU estima que para el año 2030, 40% de la población mundial sufrirá escasez de aguadebido a que la demanda de la misma incrementará en 40%.

Ante esta situación, algunas empresas han diseñado acciones encaminadas a mejorar sus procesos para cuidar y utilizar eficazmente este recurso vital de la humanidad. Un ejemplo es Coca-Cola, que consciente de que el agua es su principal componente para elaborar las bebidas, se comprometió en 2007 a regresar a la naturaleza toda el agua que utiliza en sus productos, para ello trabaja de la mano con gobiernos, organizaciones privadas y sociales para lograrlo.

Pero las acciones de Coca-Cola para cuidar el agua no se limitan dentro de sus instalaciones, hasta el día de hoy van más de 57,000 hectáreas restauradas a lo largo del país, tomemos en cuenta el Programa Nacional de Reforestación y Cosecha de Agua, es decir se restauran bosques y se reforestan las zonas altas de algunas cuencas, ello hace que se pueda capturar agua de lluvia, por eso se le conoce como “cosecha de agua”.

Todo esto ha sido posible gracias a la ayuda de aliados a lo largo del país, quienes han construido 21 ollas captadoras de agua, también conocidas como jagüeyes, cajas de agua, aljibes, trampas de agua o bordos de agua. Esta técnica consiste en hacer pozos o zanjas grandes sobre el piso para que ahí se quede almacenada el agua que escurre de la lluvia por ejemplo, esto permite guardar miles de metros cúbicos que son utilizados por el ganado en épocas de sequía y así se reduce su mortandad.

Lo mejor de todo es que Coca-Cola no solamente regresa toda el agua que utiliza, actualmente ¡devuelve más del 100% del agua que usa! Algo que sin duda es una muy buena aportación al medio ambiente y a la población.