Para Coca-Cola, parte de su compromiso como empresa socialmente responsable es cuidar el medio ambiente y proteger el planeta. Los envases de PET forman parte de nuestra vida cotidiana, sin embargo, mucho de los procesos para elaborar estos materiales son contaminantes que no solo afectan el medio ambiente, sino también aquellas comunidades cercanas. Por ello buscamos nuevos procesos para innovar en nuestras botellas y ser la primera empresa en Latinoamérica de bebidas que se preocupa por el bienestar ambiental.

Coca-Cola se encuentra en constante búsqueda de alternativas para innovar sus envases, aumentar el reciclaje en sus botellas con materias renovables y, además, reutilizar los empaques que se desechan.

Botella del futuro: PlantBottle

En Coca-Cola nos hemos enfocado en tener envases más ligeros y que contengan cada vez más materiales reciclados o de fuentes renovables. En el 2010, se lanzó la botella PlantBottle, el primer envase elaborado con un 30% de materiales provenientes de plantas. Coca-Cola es la única empresa en México que utiliza esta tecnología y actualmente está disponible en las marcas Coca-Cola y Ciel.

PlantBottle está elaborada de materias primas renovables de origen vegetal y puede ser reciclada infinidad de veces. La única diferencia con la tradicional de PET está en el cultivo.

Para la producción de resina de esta nueva botella se utilizan materiales vegetales, logrando disminuir el uso de 28,000 barriles de petróleo que generan dióxido de carbono equivalente a 2,103 automóviles sin circular, desde el año 2010.

La “botella del futuro” está hecha de etanol de caña de azúcar. Este combustible pasa por un proceso que lo convierte en un componente para elaborar el plástico PET.

Coca-Cola es un ejemplo de empresa socialmente responsable, y en 2014 alcanzó la meta global para que todos sus envases tuvieran un minino de 25% de resina reciclada o de fuentes renovables.

El reciclado de las botellas en México

El proceso comienza desde que se termina la bebida y existen cuatro pasos para reciclar mejor o lo que conocemos como “Círculo Virtuoso de Reciclaje”.

1.      Termina tu bebida

2.      Comprime la botella o como nosotros le llamamos, dale la vuelta.

3.      Tapa la botella.

4.      Deposítala en el lugar adecuado.

Existen ocho centros de acopio que concentran, clasifican y compactan las botellas de PET, así como 24,000 recolectores en 800 depósitos que ayudan a que Coca-Cola cuente con materia prima para reciclar. Estas personas juntan en promedio 80,000 toneladas.

Desde 1991, Coca-Cola ha apostado por el reciclaje, elaborando la primera botella para bebidas con material reciclado. El plan de Coca-Cola es reciclar al 100% el uso del PET y se han invertido más de 125 millones de dólares para llevar a cabo el proceso de reciclaje en la planta de reciclado de PET de grado alimenticio más grande del mundo.

PetStar e IMER orgullo mexicano

En 2005, Fomento Económico Mexicano S.A.B. de C.V (FEMSA)  y ALPLA se unen para construir la Industria Mexicana de Reciclaje (IMER), la primera planta de reciclado de PET grado alimenticio en Latinoamérica.  IMER transforma este tipo de PET en su tipo y lo transforma en una botella-botella. Es decir que cuando terminas de beber una Coca-Cola se recicla esa resina grado alimenticio que sirve para fabricar un nuevo envase.

PetStar por su parte fue renovada en 2012 para convertirse en la más importante de América Latina y la más grande del mundo. Para este proceso se invirtieron más de 40 millones de dólares en su ampliación y actualmente procesa 65,000 toneladas anuales, equivalente a 3,200 millones de botellas con las que se podría llenar 2.4 veces el Estadio Azteca.

Y es así que desde hace más de 10 años marcamos una diferencia en el reciclaje de empaques al crear IMER que junto con PetStar tienen la capacidad de procesar 90 mil toneladas de PET al año.