En la Industria Mexicana de Coca-Cola impulsamos el aprovechamiento del PET a través del trabajo conjunto de nuestras plantas de reciclado: Petstar e IMER. Actualmente, somos el mayor reciclador de PET grado alimenticio de Latinoamérica y transformamos los empaques de PET en nuevas botellas. Además, en las dos instalaciones mencionadas se pueden procesar hasta 85,000 toneladas de este material cada año, lo que equivaldría a más de 4 mil millones de botellas, mismas que podrían llenar 3 veces el Estadio Azteca.

Claro que no es la única alternativa que se ha encontrado para manejar los residuos de este material, pues diversos artistas se han dedicado a realizar creaciones que, además de hermosas, contribuyen en el cuidado del medio ambiente.

Ejemplo de ello es la checa Veronika Richterová, impulsora del movimiento llamado PET-ART y quien lleva 12 años trabajando con estas botellas, ya que considera que al ser fuertes, flexibles, ligeras y baratas, son un excelente material para emplear de una manera artística.

En el 2004, Richterová descubrió accidentalmente que las botellas de plástico pueden ser manipuladas por el calor y fue así como se volvió toda una experta en técnicas de reutilización para producir increíbles esculturas inspiradas por la naturaleza. Aunque claro, también ha hecho muebles, candelabros, espejos, tapetes, joyería e, incluso, ropa de PET.

También como una apasionada de la recolección y la evolución del diseño de las botellas de plástico, Richterová dedica parte de su tiempo a viajar por distintos países con el objetivo de hacer crecer su colección de más de tres mil botellas con formas únicas en su tipo.

Por su parte, el artista sudafricano, Mbongeni Buthelezi, es al igual que Richterová, partidario del reciclaje: ”recojo basura y creo algo hermoso de ella, y le doy nueva vida. Eso es lo que podemos hacer con nosotros mismos y nuestras vidas”, explica.

Buthelezi, quien tiene más de 25 años trabajando con el PET, tuvo que buscar materiales alternativos, porque no podía darse el lujo de comprar pinturas y lienzos caros, su idea era utilizar plástico no sólo como una tela, sino también para pintar. Así que pronto se encontró experimentando con una pistola de calor y haciendo obras que resultaron ser muy bien aceptadas, por lo que se las botellas plásticas se convirtieron en su sello.

Por lo general,  el ahora maestro de arte, utiliza cerca de cinco mil piezas de PET para elaborar una sola pintura hecha a bases de capas y superposiciones que dan la impresión de ser compuestas de óleo.

Sin embargo, el uso de botellas de PET no se queda únicamente en las artes plásticas, la diseñadora industrial española, Rosa Montesa, decidió convertirlas en un vestido de fallera (traje típico de Valencia) con accesorios y hasta zapatos, así que que algo muy tradicional surgió una ecológica y novedosa vestimenta que “confeccionó” en 10 días de trabajo interrumpido y usando 180 botellas de PET.

¡Es tu turno de crear!

Probablemente tras ver el trabajo de artistas ya no puedas ver tus envases con los mismos ojos, así que es tiempo de ser creativo y dar a tus residuos plásticos un nuevo uso.

Puedes hacer desde cortinas, ingeniosa lámparas, macetas, lapiceras, un árbol de Navidad, canastas, floreros, alhajeros, hasta obras de arte siguiendo los pasos de Veronika Richterová, Mbongeni Buthelezi y Rosa Montesa, entre muchos otros artistas que se atrevieron a mezclar su ingenio con su talento.

Sé parte de una comunidad que se suma al cuidado del medio ambiente a través del arte, aventúrate en nuevas maneras de proteger a la naturaleza, mientras descubres talentos que posiblemente no conocías. Comparte con nosotros tus obras a través de Twitter con el HT #YoMeSubo, recuerda que al México que queremos, llegamos entre todos.