La Industria Mexicana de Coca-Cola está comprometida con el cuidado del medio ambiente y ello incluye nuestro entorno inmediato como bosques y selvas, pero también aquellos cuerpos de agua que ayudan a regular la temperatura del planeta, sí, los mares y océanos.

¿Cómo es que trabajamos para evitar que más plásticos lleguen al mar? Bueno, ¡a través del reciclaje! Y por esa razón contamos con dos plantas de reciclado en México: PetStar e IMER. De hecho, la capacidad combinada de procesamiento de PET grado alimenticio de ambas instalaciones es de 85,000 toneladas, lo que equivale a 4,000 millones de envases -sí, con ellas se podría llenar tres veces el Estadio Azteca-. Ello nos convierte en el mayor reciclador botella a botella en América Latina.


Al reducir el número de botellas en el entorno, es menos probable que estas lleguen a los océanos. El reto es grande, pero el trabajo colaborativo entre las Industrias, las Organizaciones No Gubernamentales (ONGs), Gobiernos y comunidades nos permitirá realizar más acciones en favor de la protección del planeta.

Por otro lado, desde 2009 introdujimos la primera botella de PET para bebidas elaborada hasta en un 30% con material renovable derivado de plantas. Ello aunado a que seguimos incrementando el uso de PET reciclado en más mercados -además hay que recordar que todas nuestras botellas son 100% reciclables-.

Las acciones antes mencionadas, en combinación con la infraestructura de PetStar e IMER nos ha permitido caminar hacia una operación más sostenible.

Sé parte del esfuerzo y ayúdanos a fortalecer la cultura del reciclaje depositando tus residuos en los contenedores correctos. De esta manera, formaremos un equipo más sólido con el objetivo más importante en materia ecológica: ¡cuidar al medio ambiente!