Nos interesa contribuir con el desarrollo económico de las comunidades en donde estamos presentes, por eso a través del Programa Nacional de Reforestación y Cosecha de Agua (PNRCA) se implementaron los viveros comunitarios, que más adelante dieron lugar a diferentes proyectos productivos, los cuales ofrecen oportunidades de crecimiento y beneficio económico para la población en donde se llevan a cabo.

Actualmente se implementan cuatro diferentes líneas de trabajo:

Los huertos frutícolas son considerados una obra de conservación de suelo, ya que los árboles naturales sirven de barrera natural que reduce el potencial erosivo de las corrientes de aire. Además, la creación de huertos de árboles frutales es un perfecto complemento en las labores de reforestación, ya que permite la interacción de la actividad humana con los bosques en recuperación, promueve las precipitaciones, apoya el ciclo hídrico y es una fuente de alimentos e ingresos para las poblaciones que se encuentran en la zona, beneficiando a más de 3 mil 500 personas.

Las obras de captación de agua, que forman parte de las acciones del PNRCA, contribuyen a la generación de algunos proyectos productivos como fuente principal de riego, tal es el caso del cultivo de jamaica y de fresa hidropónica que están siendo apoyados por ollas captadoras.

A través de estos proyectos se les enseña a las comunidades a cultivar hortalizas y sobre todo se contribuye con la salud de la comunidad al no utilizar aguas tratadas para riego.

Con el objetivo de lograr un manejo sustentable del medio ambiente, desde 2012 se inició la instalación de estufas ahorradoras en localidades cuyas actividades dependen de los recursos  maderables que los bosques proveen. Este proyecto actúa como un mecanismo de mitigación del uso excesivo de dichos recursos, así como un apoyo para la recuperación forestal.

Los usos y beneficios de las estufas son considerables, ya que utilizan menos de una tercera parte de la leña que una estufa tradicional por lo que reduce la extracción de madera y el gasto por compra de combustible, además, son utilizadas como calentador en tiempos de frío y  gracias a que cuentan con chimeneas especiales se mitigan los padecimientos respiratorios por su inhalación.

Por su parte, en el aprovechamiento sustentable del piñón se busca evitar al máximo la degradación y sobreexplotación del pino piñonero y contribuir a su mejora para la obtención de buenas cosechas en el año. A través de este proyecto se han beneficiado a más de mil 800 personas.

De esta manera trabajamos de la mano con las comunidades para generar impacto positivo en el ámbito social, económico y de equidad de género, ya que permiten la participación activa de las mujeres.