Coca-Cola tenía como objetivo para el año 2020 devolver a la naturaleza el 100% del agua que contienen sus productos, pero en 2015, a nivel global, cumplió la meta cinco años antes de lo establecido, lográndolo gracias a los 248 proyectos comunitarios realizados en 71 países, donde se benefició a las comunidades en las que operamos con acceso seguro al agua, protección y cuidado de cuencas.

En cuanto al reuso del agua, en México tratamos el 100% del agua residual que se produce en nuestras operaciones y buena parte de ella la reutilizamos para lavar nuestros vehículos de distribución y transporte, regar jardines y plantas, limpieza de instalaciones y otros procesos. Toda el agua tratada cumple con las normas ambientales que establecen las autoridades. Además, una parte se dona a autoridades y comunidades donde operamos.

Asimismo, y como parte del Programa Nacional de Reforestación y Cosecha de Agua correspondiente al año 2016, se instalaron 5 ollas captadoras de agua de lluvia, 101 cisternas comunitarias, así como 185 techos captadores de agua pluvial, 2 plantas de tratamiento de agua residual y 3 plantas purificadoras de agua que consolidan el compromiso de apoyar en la disponibilidad de agua para su aprovechamiento.

A partir de los resultados y para verificar los proyectos que Coca-Cola realiza en favor del medio ambiente, la empresa consultora LimnoTech concluyó que se están cumpliendo los objetivos. Es así que aunque nuestra meta fue planeada para el año 2020 y ya la alcanzamos, la responsabilidad de devolver a la naturaleza toda el agua que usamos en nuestros productos, se mantiene vigente.