Todos los días pasamos muchas horas trabajando, incluso, más que durmiendo. Y aunque nos encante nuestra labor, muchas veces podemos sentirnos abrumados o estresados; sin embargo, hay opciones que nos pueden ayudar para hacerla más agradable y darle descansos a nuestra mente.

Las pausas entre horas, los estiramientos, dormir bien, una alimentación correcta y hasta las siestas, son de gran ayuda para recuperarnos y aunque no lo creas, los juegos también son una gran opción para despejarnos, generar más ideas, incentivar nuestra creatividad y ayudar a procesar mejor las emociones.

¡A divertirse como niños!

Se ha vuelto común el uso del término Gamification, que describe un método que incorpora elementos de juegos, utilizados en un contexto ajeno (por ejemplo, en el trabajo o la escuela) para resolver problemas y mejorar el rendimiento.

Entre las ventajas que tiene esta técnica en lo laboral se podría: estimular la participación, contribuir al entendimiento de normas y reglas en sociedad, ayudar en la concentración, mejorar las habilidades sociales y facilitar la capacidad de asociación, entre otros.

Un juego para cada necesidad

Además de mejorar el ánimo general en el lugar de trabajo, algunos juegos pueden usarse para desarrollar ciertas competencias personales, que pueden ayudar a alcanzar metas a largo plazo.

Si una empresa busca aumentar la unión entre sus empleados, lo más probable es que opte por incentivar la distracción con algún juego de mesa donde los jugadores necesitan el apoyo de sus compañeros para cumplir el objetivo.

Sin embargo, si se necesita una manera didáctica de enseñar alguna información, los videojuegos pueden ser ideales elegidos para esta tarea, ya que permiten abarcar mucha información de manera amena.

Un estudio de Traci Sitzmann, profesora asistente de administración de la Escuela de Negocios de la Universidad de Colorado, descubrió que los empleados que estudian a través de videojuegos aprendieron más y retuvieron mejor la información que los que aprendieron de la manera convencional.

Además, se pueden implementar clases de dibujo, fotografía, actividades recreativas para montar una obra de teatro, o recaudar fondos para alguna causa social. La idea es que la convivencia más allá de lo cotidiano contribuya al desarrollo de la confianza, colaboración y creatividad, a partir de la diversión.

¿Tu empresa usa el juego como parte de su método de trabajo?