Existen personas que hacen de sus empresas un ejemplo a seguir cuando, más allá de cumplir con su trabajo, se entregan a través de acciones que los benefician, pero no se conforman y también realizan tareas en favor de la sociedad. Y en la Industria Mexicana de Coca-Cola estamos orgullosos de contar con colaboradores comprometidos con sus metas laborales, que además se esfuerzan cada día por impactar positivamente a su comunidad a través de su labor social, llevando así, los valores de la Compañía en alto.

En esta ocasión, siguiendo nuestra serie: Un Embajador, Una Historia, les contamos de Gustavo Silva, quien es parte de la brigada de emergencia en la Industria Envasadora de Querétaro, IEQSA, donde aprendió que ayudar a los demás te hace crecer como persona.

Su amor al trabajo y el compromiso con su comunidad lo llevaron a enlistarse en el Heróico Cuerpo de Bomberos y Paramédicos de Tequisquiapan. Además, Gustavo considera que ser parte de una Compañía como Coca-Cola, que se preocupa por la sociedad y por la felicidad de los demás, lo ha motivado tanto que no puede quedarse de brazos cruzados.

Para él, auxiliar a la gente en una situación de emergencia es una auténtica avalancha de emociones, desde sentir la adrenalina al salvar una vida, hasta enseñarle a los niños lo que sabe, pues de grandes quieren ser bomberos. Todo esto le da grandes satisfacciones cada día.

“Ayudar a otros es algo que podemos hacer siempre de una forma u otra. No es un requisito ser bombero para hacer algo por alguien que vemos en la calle, en el trabajo o algún amigo. No podemos ser indiferentes cuando alguien allá afuera necesita que le echemos una mano”, platica nuestro Embajador, quien se identifica con los valores del Sistema Coca-Cola y es consciente de que no existe nada mejor que tomar en cuenta a los demás.

“Cada día es una oportunidad de llevar a cabo pequeñas acciones, a fin de generar un impacto positivo. Y es que siempre pensaré que todo comienza con una sonrisa o dar la mano de forma amable. Y de ahí, preocuparse por los demás, es más sencillo”, nos dice muy emocionado Gustavo.

Sobre IEQSA: En 1979, Don Roberto Ruíz Obregón estableció una empresa para producir refrescos en lata, la primera en su tipo en México. Más tarde, varios Embotelladores se sumaron a esta iniciativa y en 1993 la empresa se convirtió en la enlatadora de Coca-Cola en México.