Si vives en México, es poco probable que hayas escuchado acerca del fanatismo que se vive en otras partes del mundo y sobre todo en Estados Unidos, por la Coca-Cola hecha en México. Quién dijera que Coca-Cola, que naciera como una marca icónica del otro lado de nuestro país, haya sido adoptada con mucho cariño en México, a tal grado que la producción nacional, cuenta con varios seguidores alrededor del mundo.

Incluso dicen que algunas personas pagan un par de dólares extras por el placer de beber una refrescante Coca-Cola con la leyenda: “Hecho en México”.

Antes, en Estados Unidos, solamente podías encontrar la Coca-Cola mexicana en mercados latinos. Como era de esperarse, muchas veces en lotes importados para que todos nuestros compatriotas no extrañaran la presentación en botella de vidrio con la que habían crecido todas sus vidas.

Sin embargo, esto se convirtió en todo un éxito. El producto en cristal fue aceptado y consumido no sólo por los latinoamericanos, sino por varios estadounidenses, quienes la recibieron con los brazos abiertos.

En una época digital como la nuestra, esto comenzó a hacerse “viral”. Hoy en día, es fácil encontrarse con páginas de Facebook donde la gente declara su amor por la Coca-Cola hecha en México, haciendo pedidos en lotes vía Amazon e incluso diciéndole de cariño “MexiCoke”.

¿Cómo es que la Coca-Cola mexicana conquistó el paladar estadounidense?

Todo indica que es una cuestión de percepción en el sabor. Y es que, aunque la receta de Coca-Cola es una sola en todas partes del mundo, en México le damos un toque especial con azúcar de caña, mientras que en EE.UU. se endulza con jarabe de maíz.

Además, la mayoría de la exportación de Coca-Cola mexicana es envasada en botella de cristal. Detalle que es sumamente apreciado, ya que varias personas lo perciben como un envase que preserva el líquido de una manera especial, otorgándole un carácter único diferente al plástico o a la lata.

Y aunque tal como afirma Kerry Tressler, vocera de The Coca-Cola Company con base en Atlanta, “estos factores no son una diferencia” quienes disfrutan de su refrescante sabor, los verdaderos expertos, dicen que la bebida mexicana tiene un sabor “más natural y completo” que cualquier otra versión internacional.

Sea por el sabor o la botella de vidrio, lo cierto es que la fabricación de Coca-Cola hecha en nuestro país, no conoce fronteras.

Y por si fuera poco, se hace cada vez más popular con nuestros vecinos del norte. Tal como lo demuestra el incremento del 17% en las exportaciones de Arca Continental, la embotelladora perteneciente a la Industria Mexicana de Coca-Cola, quien incluso será el embotellador exclusivo de una franquicia en el suroeste de Estados Unidos, convirtiéndose así en el primero en operar en el país vecino.

Queda claro que la bebida inventada por John S. Pemberton, se ha vuelto icónica gracias a la denominación de origen que le da el peso de pertenecer a todo el mundo. Y aquí en México, le damos un toque especial que la hace única.