Ahora que todavía tienes ánimo de adoptar un estilo de vida saludable, ¿por qué no comenzar con una visita al nutriólogo? Ellos pueden convertirse en ese importante aliado que te permita construir una adecuada guía de educación alimentaria.

Para que veas que realmente es importante contar con un asesor en cuestiones de alimentación, entrevistamos a Carmen Ruiz, Nutrióloga Clínica y en Deporte, que compartió con Coca-Cola Journey la mejor manera de seguir esa dieta que puede encaminarte hacia el bienestar. Aquí lo que nos dijo:

Coca-Cola Journey (CCJ): Ahora que inicia el año, ¿cuál es el riesgo de empezar una dieta sin asesoría profesional?

Carmen Ruiz (CR): Es una temporada de “inicio”, más bien de “reinicio” y prevalece el sentimiento de hacer las cosas mejor; sin embargo, también estamos tan rodeados de fiesta y celebración que la mayoría de las personas no relacionan a algo saludable, así que se vuelve más un tema de conversación, que acciones a modificar y cumplir. Como nutrióloga, procuro siempre hablar de ello en las consultas de mis pacientes desde meses anteriores.

Para Carmen, llevar una alimentación saludable requiere invertirle cerca de un año de constancia. Es comparable a un embarazo: no puedes hacerlo en menos tiempo y, si lo haces, no obtendrás un buen resultado.

CCJ: ¿Cuáles son los beneficios de tener un estilo de vida más saludable?

CR: Una persona saludable es una persona más feliz y se lleva mejor con los demás. Además de que podría tener un colesterol controlado, presión arterial normal y menos riesgos de padecer enfermedades crónicas.

CCJ: ¿Cómo saber cuando se está con un buen asesor en nutrición?

CR: Puedes detectarlo cuando sabes que se ha titulado de una licenciatura en nutrición y no te obliga a hacer prácticas alimentarias que modifican drásticamente tus preferencias. En una buena asesoría de nutrición el paciente suele hablar tanto o más que el nutriólogo, además de acordar en conjunto su plan de alimentación. Sale de la asesoría contento y deseoso de asistir a las siguientes sesiones.

¿Sabías que los problemas nutricionales de tu adolescencia y que comenzaron en tu niñez podrían acompañarte hasta la edad adulta? Organización Mundial de la Salud (OMS).

CCJ: ¿Cómo es posible cambiar la mentalidad de “dieta que te priva de algo” a “comenzar hábitos saludables en nuestra vida”?

CR: Excelente pregunta, porque lamentablemente se piensa eso de la labor del nutriólogo: te va a quitar, te va a prohibir, te va a privar de “algo”, que además no solo es un alimento, sino es EL alimento, porque suelen ser los alimentos o bebidas favoritas y eso por supuesto es percibido más como una agresión, que como un beneficio personal.  

Definitivamente los nutriólogos debemos mejorar nuestra comunicación de todo tipo: lo que explicamos, lo que hacemos, lo que indicamos a las personas. Se tiene que dejar de prohibir, pues como estrategia de educación es la peor. Debemos ser una guía para que las personas tomen mejores decisiones en relación a sus alimentos, incluyendo los que les gustan.

Creo que los nutriólogos deberían incluir en sus recomendaciones alimentos que muchos creen que engordan, por ejemplo: ¿te imaginas una guía donde te recomiende lugares para comer tacos?

CCJ: ¿Cuándo es posible ver cambios en la salud al ser asesorados por un especialista?

CR: Los cambios son efectivos a mediano o a largo plazo, dependiendo de lo que se quiera lograr; por ejemplo, un cambio de talla por grasa corporal puede tomar un mes en notarse, mientras que la digestión se mejora desde el primer día al seguir las indicaciones en cuanto a cantidad de alimentos, horarios, consumo de agua y ejercicio, entre otras.

CCJ: ¿Cuál es la fórmula para mantener un estilo de vida saludable?

CR: Tener información, es necesario que confirmemos si nuestros hábitos favorecen o perjudican la salud. Saber cuáles son los límites e identificar porqué nos gustan (algunos alimentos) nos permite tomar mejores decisiones.

Carmen concluyó la charla con un mensaje bastante directo: “Acudan al nutriólogo antes de tener un problema de salud. Háganlo para su bienestar integral, para sentirse mejor”. Así que ya lo sabes, si realmente estás decidido a generar un cambio, comienza a buscar a ese experto en nutrición que te guiará por el buen camino.

Y ahora que hagas tu cita, ¡no olvides felicitar a tu nutriólogo! El 27 de enero celebran su día.