Una comida no puede considerarse completa si no contiene leguminosas y alimentos de origen animal, además de verduras, frutas y cereales. Por ejemplo, si desayunamos únicamente una pieza de pan con un café negro, en media hora podríamos tener hambre ¡otra vez! Ya que nos faltaría incluir otros nutrimentos  para tener una dieta correcta.

Recordemos que Plato del Bien Comer es un esquema de orientación alimentaria que tenemos en México, avalado por la Secretaría de Salud (SSA), y que nos orienta sobre qué ingredientes debemos incluir en nuestras tres principales comidas del día y colaciones, destacando tres grupos: frutas y verduras, cereales y leguminosas y alimentos de origen animal.

Te contaremos sobre este último grupo y así podrás decidir qué comer para mantenerte saludable.  

Leguminosas

¿Sabías que la Organización de las Naciones Unidas (ONU) declaró 2016 como el Año Internacional de las Leguminosas?

  • Si te das cuenta son alimentos comunes en la gastronomía mexicana: frijoles, garbanzos, lentejas y habas. Aportan proteínas y aminoácidos, además de tener un alto contenido en hidratos de carbono, fibra, vitaminas y minerales. Ahora, por ser económicos su preparación es más común y puede resultar en platillos deliciosos.

  • Deben formar parte de una dieta correcta: las leguminosas contienen fitoquímicos (compuestos naturales producidos por las plantas) como las isoflavonas, un tipo de fitoestrógenos cuya estructura es similar a los estrógenos, que podrían ayudar a reducir las molestias típicas de la menopausia.

Alimentos de origen animal

Las proteínas son el componente principal de todas nuestras células y su estructura principal son los aminoácidos, los cuales se combinan para formar piel, cabello, uñas, músculos, etc. Existen ocho aminoácidos que nuestro cuerpo no puede producir, por lo que es necesario ingerirlos en la dieta. Los alimentos de origen animal los contienen y por eso se les consideran proteínas de alta calidad. Además aportan vitaminas y minerales indispensables, como el hierro y la vitamina B12.

Como recomendación, prefiere las preparaciones a la plancha, al vapor o a la parrilla y combina siempre los elementos de los tres grupos del Plato del Bien Comer.

¿Y si no quiero consumir proteína animal?

Las leguminosas y los cereales, como el maíz o el arroz, no contienen todos los aminoácidos esenciales para las funciones de nuestro cuerpo. Sin embargo, combinando estos dos grupos obtenemos los ocho que requerimos, y podemos consumir así una proteína de alta calidad equivalente a la de la carne. Por ejemplo, algunos platillos que podrías consumir son:

  • Moros con cristianos: arroz con frijoles, un platillo típico de Cuba y adoptado en México, que es muy delicioso.

  • Tacos de frijol: son deliciosos y los puedes combinar con verduras para obtener una comida más completa.

  • Caldo de lentejas, habas y garbanzos, acompañados con tortilla de maíz.

Ahora que hemos revisado cada grupo del Plato del Bien Comer, ya sabes que, para que tu dieta sea correcta, debe ser completa, es decir, que incluya al menos un alimento de cada grupo.

Para recordar cómo se utiliza el Plato del Bien Comer checa este video:


Y no lo olvides, siempre puedes comer rico y saludable al mismo tiempo.