“Si quieres trabajadores creativos, dales tiempo suficiente para jugar”.
John Cleese

Por Ismael Pascual

Los seres humanos nos caracterizamos por cambiar y adaptar el mundo que nos rodea con base a nuestras necesidades, es por eso que la creatividad es una de las capacidades más útiles e importantes a lo largo de nuestra vida.

Claro que ésta no es exclusiva de artistas o inventores, sino que está en nuestro día a día. La creatividad es un reto al cerebro para salir de algún problema o lograr algún objetivo. Por ejemplo: si Georgia no hubiese sido el primer estado en adoptar la ley seca en Estados Unidos, nuestro queridísimo John Pemberton no se hubiera visto en la necesidad de crear una nueva bebida estimulante que hoy en día no tendríamos: Coca-Cola.

La creatividad es la relación entre seis elementos: aptitudes intelectuales, conocimientos, estilos de pensamiento, personalidad, motivación y contexto. Sin embargo, creo que todo el mundo puede ser creativo. Pienso que todos nosotros tenemos la capacidad de entrenar a nuestro cerebro para serlo, pero tenemos que irlo desarrollando. Yo a lo largo de mi carrera con Coca-Cola he aprendido que la creatividad no es un don divino y espontáneo, un toque de varita mágica ajeno a nuestros actos que solo algunos afortunados pueden tener, sino una facultad que podemos entrenar.

¿Cómo lograrlo? Hay algunas claves que he aprendido con los años:

La creatividad nace del caos

Te hare una pregunta, ¿Cuántas veces no te has visto en un aprieto y has logrado salir de él simplemente gracias a tu ingenio? Eso hacemos casi siempre en las empresas para retar a nuestros empleados, tenemos que forzar el caos, es decir un caos diseñado para conseguir la creatividad, y esto es cierto, porque las soluciones novedosas son las que diferencian a una compañía de otra, si haces lo mismo que tu competidor sólo te queda hacerlo más barato o con menor costo. Si lo haces diferente, tienes más margen para crear valor.

Hay muchas veces incluso, que creas “equipos caóticos”, o dedicas en tu estructura un lugar para el caos. Cada vez más empresas se plantean formas de trabajar de manera diferente: desde salas de games a gimnasio o música, pasando por talleres o por un día de home office... etc

La creatividad es cuestión de equipo

Uno puede tener buenas ideas pero dos o más personas pueden ordenarlas y hacerlas crecer. Por ello es importante generar facilidades para ese encuentro, que puede lograrse en un espacio físico o virtual. Por ejemplo, una buena red social interna donde todos puedan inspirarse en los demás y hacer propuestas independientemente de su cargo es una buena herramienta.

Para mí, la creatividad puede resumirse en dos palabras: curiosidad y observación. Curiosidad porque para crear hay que saber: leer muchos medios diferentes, estudiar, ver cine, oír música, viajar. Y la observación es vital, porque la inspiración puede estar en cualquier rincón.

Una regla que trato de implementar a lo largo de mi vida y de mi profesión, es que las grandes ideas no duran, hay que hacer algo con ellas, porque de nada sirve inspirarte si no llevas a cabo ese ingenio. Entonces dime, ¿tú cómo te inspiras?

¿Cómo estimular la creatividad?

Existen varias técnicas o ejercicios para estimular el hemisferio derecho del cerebro que es donde están alojadas la creatividad y la imaginación. Te dejaré algunos:

  1. Leer mucho
    Esto te ayuda a desarrollar el pensamiento cognitivo y la memoria, además de que te brinda nuevas ideas y experiencias.
  2. Dormir
    Sí, así como lo lees. Hay estudios llevados a cabo por especialistas de la Universidad de California que establecen que el sueño hace a las personas un 60% más creativas y permite desarrollar mejor la imaginación.
  3. Ser curioso
    Cuestionarse el mundo, hacerse preguntas y buscar explicaciones para todo es una excelente herramienta para estimular la salud cerebral y la imaginación.
  4. Practicar ejercicio
    Además de que es benéfico para la salud, al ejercitarnos, el corazón bombea más sangre e ingresa una mayor cantidad de oxígeno al cerebro, lo cual amplía las posibilidades de procesar información y de desarrollar la creatividad.
  5. Hidratar el organismo
    Cuando sientas que nada nuevo se te ocurre o tengas un bloqueo mental, hidrátate con tu bebida favorita, en mi caso una Coca-Cola bien fría, y ten por seguro que eso “refrescará” a tu cerebro. Si necesitas saber más sobre el tema, checa nuestra Guía de la Hidratación aquí.
  6. Sal de la zona de confort
    Conoce nuevas personas, intercambia ideas y puntos de vista, de esta forma lograrás ver el mundo desde otra perspectiva.
  7. Juega
    Resuelve crucigramas y diviértete con los juegos de mesa, es increíble cómo trabaja nuestro cerebro en cada  partida de ajedrez.

Ismael Pascual ha trabajado casi toda su vida para Coca-Cola y es editor de un blog que se llama Bar-Keting!,  que tiene como objetivo la difusión de contenidos entre todos los que aman el marketing, compartir ideas y resolver dudas. ¡Síguelo!