Ser un Embajador no es algo que se elige. El simple hecho de colaborar para el Sistema Coca-Cola, ya nos hace serlo y estamos muy conscientes de la responsabilidad que adoptamos con el trabajo.

La Compañía reconoce en sus Embajadores, a personas que inspiran el optimismo de nuestras marcas, y que actúan para consolidar nuestro compromiso por dejar una huella positiva en el mundo.

En esta segunda entrega, te contamos la historia de José Amezcua Aguilar conocido como “el Sungui”,  Asesor de Ventas del Centro de Distribución (CEDIS) de la Embotelladora de Colima, que está en Ciudad Guzmán, Jalisco; y es una de las empresas que integran a la Industria Mexicana de Coca-Cola.

Ve aquí la primera entrega de esta serie de historias y conoce a Juan Carlos Lozoya.

El Sungui asegura haber obtenido del futbol algo mucho más valioso que los trofeos, la fama o el dinero. Por eso, cuando se unió a la Industria Mexicana de Coca-Cola y tomó conciencia de la importancia de inspirar a otros y contagiar felicidad, se convirtió en un entrenador muy peculiar. La pasión por el deporte combinada con su actitud positiva y su estilo de vida saludable, lo guiaron a adoptar a un grupo de jóvenes que no tenían claro su futuro, para formar un equipo al que nombró “los ahijados del Sungui”.

Al final de cada partido, José y su familia invitaban un taco -y una Coca-Cola- a los chavos que formaban su escuadra, y los alentaban a seguir realizando actividad física.

“Al ver esto como una realidad, sentía gran satisfacción y alegría.  Mi equipo inició desde abajo, pero poco a poco se fueron convirtiendo en el mejor, por lo que los periódicos de la localidad lo nombraron la revelación del año y ganamos el campeonato”.

Este momento hizo que Sungui le diera la vuelta no solo al marcador, sino a la vida de muchas personas. Igual que Coca-Cola le dio a él un nuevo panorama en la vida, haciendo que su historia sea capaz de inspirar a los demás a hacer un cambio positivo en lo que hacen.

Sobre Embotelladora de Colima: Constituida en 1955, es una de las empresas que integran a la Industria Mexicana de Coca-Cola, fue la primera en embotellar Fanta Naranja en América Latina y la segunda en ponerla a la venta en México.