Los millenials pueden sorprender a los directivos con su experiencia en tecnología. Son creativos, entusiastas y sinceros, además de que el multitasking, las redes y los medios sociales forman parte de su ADN.

Sin embargo, un estudio realizado por la Universidad Georgetown halló que sólo uno de tres adultos que acaba de cumplir 20 años y la mitad de los adultos que va a cumplir 30 años tiene un trabajo de tiempo completo, mientras que la participación de los adultos jóvenes en la fuerza laboral ha llegado a los niveles registrados en 1972.

Con todas las habilidades que tienen los millenials, ¿por qué los empleadores no se los están arrebatando?

Una de las razones puede ser que tienen menos experiencia en entrevistas laborales y cometen errores que los veteranos saben cómo evitar, según indican los expertos.

“Con frecuencia realizamos encuestas entre empleadores donde les preguntamos cuáles son los más grandes errores que ven durante las entrevistas. Anecdóticamente, los millenials cometen los más grandes errores”, dice Ryan Hunt, director ejecutivo de empleos en CareerBuilder.

Si eres el eterno aspirante pero nunca el elegido, es posible que inconscientemente estés siguiendo un patrón de conducta que no te deja cerrar el trato. A continuación mostramos algunos de los errores más comunes que cometen los millenials durante las entrevistas y cómo puedes convertirlos en puntos a tu favor…

1. No estar preparado/a: Con frecuencia, los millenials llegan a las entrevistas sin saber mucho sobre la compañía, y los que acaban de graduarse son los menos preparados, según una reciente encuesta realizada por Millennial Branding, una firma de investigación y consultoría miembro de Gen Y, y Beyond.com, una red que conecta a buscadores de empleo con empleadores. Alrededor del 73 por ciento de los directores de recursos humanos dijo que las escuelas “sólo están preparando un poco” a los estudiantes para las entrevistas, mientras que el 36 por ciento dijo que los estudiantes llegan sin estar preparados y sin saber mucho sobre la compañía.

¿Qué puedes hacer? ¡Hay mucho que puedes hacer!  El Internet te da acceso instantáneo a mucha información sobre la compañía y los productos y servicios que ofrece, además de biografías ejecutivas y con frecuencia el perfil en LinkedIn de la persona con la que te reunirás. Dale un vistazo a la misión de la compañía, conoce todo lo que vende y lee sus más recientes anuncios. Debido a que la información es tan accesible, los empleadores ahora esperan que hagas investigación, según indica Dan Schawbel, socio administrativo de Millennial Branding y autor de Promote Yourself: The New Rules for Career Success.

2. Llegar con una actitud negativa o indiferente: “El elemento número uno que buscan las compañías es una actitud positiva”, dice Schawbel. Aunque es difícil medir la actitud, los empleadores notarán algunas señales físicas. Un estudio realizado por Braun Research para Adecco sobre millenials de entre 18 a 24 años halló que el 33 por ciento no hizo contacto visual, el 26 por ciento estaba inquieto y el 30 por ciento checaba su teléfono o enviaba mensajes durante la entrevista. La encuesta de CareerBuilder halló que llamar o enviar mensajes era lo que más irritaba al 49 por ciento de los entrevistadores.

¿Qué puedes hacer? Haz contacto visual, usa un lenguaje corporal profesional y atento durante la entrevista, y pon tu teléfono en silencio o apágalo antes de ingresar al lugar donde te entrevistarán. Practica hacer entrevistas con amigos y familiares para que los nervios no te traicionen cuando llegue el momento.

3. Entrevistarte para un empleo que realmente no quieres: Parecería que rechazar entrevistas en un mercado tan solicitado es no tener sentido común, pero si no eres el candidato ideal, el director lo sentirá y habrás perdido el tiempo de todos. Alrededor del 43 por ciento de los directivos en la encuesta Millennial Branding dijo que “la cultura corporativa” era su consideración más importante.

¿Qué puedes hacer? Revisa el perfil social de la compañía y de sus empleados. Lee tweets de empleados y otras publicaciones en medios sociales para saber si la empresa es el tipo de lugar donde te gustaría trabajar. Habla con alguna persona que conozcas y que trabaje o haya trabajado ahí. Si no suena como un lugar que disfrutarías, sigue adelante con tu búsqueda.

4. No buscar una persona que sea tu referencia: La probabilidad de que te contraten aumenta si alguien que trabaja en la compañía puede avalarte, dice Schawbel. Esto da una gran credibilidad y da un punto en común con el entrevistador. Pero, ¿qué pasa si no conoces a nadie en la compañía?

¿Qué puedes hacer? Usa LinkedIn, redes sociales y expos de empleo para establecer contacto. Si trabajas en mercadotecnia, comienza a seguir a la gente de mercadotecnia de la compañía en Twitter. Marca como favoritos, comparte y contesta sus tweets. No pierdes nada e incluso te pueden contactar sobre algún empleo si tus comentarios demuestran tus conocimientos y tu entusiasmo.

5. No hacer preguntas: Permanecer en silencio puede parecerte una conducta apropiada, pero para los empleadores “es una señal de advertencia”, dice Hunt. Si no haces preguntas específicas sobre tus deberes y la gente con la que trabajarás, el director puede creer que en realidad no te interesa.

¿Qué puedes hacer? Convierte la información que has investigado en preguntas que reflejen tu conocimiento sobre la compañía. Pregunta al director cuál es su mayor reto e intenta sugerir formas en que puedes ayudar. Si el director te está contratando para una serie de habilidades específicas, haz preguntas donde hagas notar tu experiencia.

Es difícil que te contraten cuando no eres el candidato más experimentado del mundo, pero si mejores tus técnicas de entrevista laboral harás que te vean como una persona responsable, confiable y talentosa. Agrega un poco de entusiasmo juvenil a la fórmula y quizá eso te dé la ventaja que necesitas.

Este artículo originalmente apareció en Coca Cola Journey Estados Unidos.