El CEO de The Coca-Cola Company, James Quincey, considera que perder el miedo a fallar y atreverse a probar cosas nuevas constantemente, son dos de los pilares básicos para sobresalir en los negocios actualmente.

Así, transformar los errores en fuente de aprendizaje puede llevarnos al éxito. Bajo la frase “Todos vamos a perder en algún momento”, Ernesto Almada, Head of Media & Digital Transformation de Coca-Cola de México, nos invita a que aceptemos la palabra “fracaso”, porque ella nos ayuda a aprender de cada experiencia.

Por eso, la obsesión por el control y el perfeccionismo son prácticas que se están volviendo obsoletas y debido a ello, en la Industria Mexicana de Coca-Cola, hemos adoptado la tendencia de buscar el éxito a través de la experimentación.

Una lección de vida

Todos hemos cometido errores, pero para aplicar la filosofía que nos comparte Ernesto Almada y sacar un verdadero provecho de ellos, sería importante poner en práctica algunas de estas medidas para aprender de los fracasos, que sugiere la psicología.

  1. No culpes a otras personas de tus errores, mejor reconócelos y acepta la responsabilidad. Puede ser incómodo pero si no los admites, significa que realmente no estás listo para modificar lo que te llevó a fallar.
  2. Reflexiona sobre ellos y hazte preguntas concretas como ¿qué salió mal?, ¿qué podría hacer mejor la próxima vez?, ¿qué aprendí de esto? Respóndelas en papel, esto te permitirá ver la situación más clara y así analizarla.
  3. A través de ese análisis, crea un plan que te ayude a evitar que cometas un error similar. Detalla las posibles variables, pero también sé flexible, pues cada situación es distinta y requerirá acciones diferentes.

Avanza con nuevos pensamientos

“Tenemos que ser audaces y rápidos”, es la visión que mantiene James Quincey, CEO de The Coca-Cola Company, quien además tiene en mente el fomento de una cultura de tomar riesgos y perseguir nuevos enfoques; así como no esperar que las cosas sean perfectas.

A través de la experimentación, Coca-Cola ha alcanzado el éxito. “No debemos invertir demasiado tiempo y energía en hacer las cosas perfectas. En este nuevo mundo, necesitamos obtener rápidamente una versión 1.0 de la cual aprendemos. Si algo no funciona, lo detenemos y, si es bueno, aunque no perfecto, probamos una versión 2.0 y luego la 3.0. Entonces escalamos lo que sea exitoso. Debemos ser audaces y rápidos, tenemos que ejecutar y actuar”, así lo enfatizó en una entrevista para el periódico alemán Welt am Sonntag.

Con estos ejemplos de una mentalidad distinta y más dinámica en los negocios, ten presente que los tropiezos no significan el fin del mundo, por el contrario, préstales atención y reconócelos, porque pueden ser una oportunidad para obtener mejores resultados día a día.