Con perseverancia y disciplina se puede lograr lo imposible es uno de los pensamientos que impulsa cada día a Alex Duarte, uno de nuestros embajadores que encuentra recompensas todos los días al entregarse a los demás. “Las palabras convencen, pero el ejemplo arrastra” es una de las frases que lo definen, por lo que cada día se esfuerza en demostrar que si se camina paso a paso se reducen los obstáculos y que al trabajar en equipo, no existen límites.

Goza pasando tiempo sobre la bicicleta, pues reflexiona acerca de la posibilidad de convertirse en la persona que quiere ser. Sin embargo, cuando comparte valentía, amor, sueños y risas con los demás, llena su corazón y disfruta al máximo cada momento.


 

Como Alex, en la Industria Mexicana de Coca-Cola estamos convencidos de que hay que actuar para poder inspirar a otros a sumarse a la tarea de construir un país mejor donde todos podamos hacer de cada instante un momento especial.