¿Te imaginas que con tan solo 15 años de edad te conviertas en un seleccionado para representar a México en un Mundial de Futbol? Pues, justo esto fue lo que le sucedió a Belén Cruz, quien anotó el último gol, en tanda de penales, que permitió a la Selección Mexicana Sub 17 coronarse por primera vez en el mundial de la Concacaf ante Canadá.

Es probablemente el sueño de todo atleta, marcar el último punto que lleve a su equipo a la victoria y para ella esto solo fue el comienzo de una gran carrera deportiva. Belén es originaria de Acapulco, Guerrero, ha entrenado desde los 6 años y es ahora una de las grandes promesas del futbol femenil, que juega como mediocampista en la Selección Mexicana.

Aunque es una niña como cualquier otra, siempre sintió esa inclinación por jugar futbol que es su pasión y por convertirse en una profesional de este deporte. Su mayor inspiración siempre ha sido su mamá quien la ha ayudado a consolidar su sueño.

Los inicios

Al preguntarle sobre cómo inició y por qué jugar futbol, Belén nos comenta: “Es un deporte que ya traía desde chiquita, y el apoyo de mi familia es lo que me ha hecho llegar hasta aquí”, cuenta que el principio fue algo difícil pues tuvo que jugar solo con hombres, ya que el futbol femenil no era tan reconocido, pero sin la dedicación constante y las porras de los que más quiere no hubiera logrado seguir adelante.

“La gente en la calle me ve y me felicita por mis goles y me pide autógrafos, es muy bonito, nunca imaginé que me pidieran todo eso, que las personas me conocieran a donde fuera, no cualquiera lo puede obtener y hay que aprovecharlo y disfrutarlo”, comenta.

Su más grande anhelo es continuar portando la camiseta de nuestro país siendo seleccionada titular y llevarla muy muy en alto, “representar a México y echarle ganas para demostrar que en Acapulco también hay talento”.

Pasión dentro y fuera de la cancha

Su primer torneo deportivo fue con Copa Coca-Cola, cuando apenas tenía 13 años y se encontraba cursando la secundaria, “fue uno de los torneos que más me han gustado, fue algo inolvidable y estoy muy contenta de haber sido parte de él”. A tan corta edad, Belén muestra un talento que sin duda alguna la está llevando muy lejos, pues hoy en día ya forma parte de las seleccionadas para representar a México en el Mundial de la Sub 20, “estoy muy contenta con el pase al Mundial y espero trabajar día con día para dar lo mejor”.

“Tanto en la vida como para jugar futbol, se necesitan muchos valores y sobre todo la disciplina, que yo creo es la más importante tanto en éste como en otros deportes y eso es lo que me ha dejado Copa Coca-Cola, valores”.


Copa Coca-Cola es...

Recordemos que Copa Coca-Cola es, desde 1998, el torneo de intersecundarias más grande del país y que se encuentra avalado por la Federación Mexicana de Futbol. A lo largo de 19 años más de 1.4 millones de jóvenes se han activado físicamente en más de 93,000 equipos integrados desde los inicios del torno, por más de 78,000 jugadores, de los cuales 40% son mujeres.

Copa Coca-Cola busca fomentar valores como esfuerzo, unión, sana competencia y visión positiva ante los retos para inspirar a sus participantes a que disfruten de la experiencia deportiva y la adopten como un estilo de vida.

Por último, Belén comenta: “A todos los que quieren participar en Copa Coca-Cola yo les digo que se animen, es algo muy bonito, hay que divertirse y todo es echarle muchísimas ganas. Nada es imposible, todo se puede lograr con esfuerzo y dedicación”.

Y estamos seguros que con estas convicciones, Belén Cruz seguirá cosechando éxitos y dejando muy en alto el espíritu deportivo que hoy en día tienen los participantes de Copa Coca-Cola que aspiran a ser igual de comprometidos como la acapulqueña.