Los Juegos Olímpicos de Río 2016 concluyeron y nos han dejado momentos inolvidables, además de que nuestros atletas nos han hecho vivir de manera apasionada sus deportes, poniéndonos a temblar de emoción a cada segundo y ahora que la competencia ha concluído nos embarga un sentimiento de melancolía olímpica. Aunque por otra parte ya comenzó la justa paralímpica, que también nos hace vibrar.

Por lo pronto haremos un recuento para revivir los momentos que nos hicieron soñar a lo largo de las tres semanas que duró el evento deportivo más importante del año.

La selección mexicana de futbol tenía un gran compromiso: defender el título olímpico que obtuvieron en  los Juegos Olímpicos de Londres, de 2012, en el mítico estadio de Wembley. Su encuentro debut frente al seleccionado de Fiji nos hizo vibrar, pues el rival nos hizo sufrir los primeros 45 minutos.

Vimos a nuestros deportistas correr, sudar y aguantar el dolor que una derrota momentánea les hizo pasar. Oribe Peralta fue uno de esos guerreros que nos demostró que cuando se trata de jugar por tu país no límites y es que él jugó por más de 60 minutos con el tabique fracturado e, incluso, estuvo muy cerca de anotar en la recta final del partido que terminó 5-1, a favor de México.

Por su parte, el clavadista Rommel Pacheco nos llenó de emoción en una competencia en la que no comenzó fino en su técnica, pero que al transcurrir de las rondas nos deleitó con clavados de un alto grado de dificultad. Y es que al verlo brincar de la plataforma y maniobrar en el aire, sencillamente nos llenó de orgullo en la final individual desde la plataforma de 3 metros.

Aunque Rommel no pudo traer una medalla a casa en estas olimpiadas, compitió de tú a tú con los mejores clavadistas del mundo. A través de su cuenta en Instagram, el clavadista dejó un emotivo mensaje de agradecimiento para todos aquellos quienes lo apoyaron en su participación en Río 2016.

Aída Román, la arquera mexicana que, sin lugar a dudas, es un ejemplo para los deportistas mexicanos no pudo replicar el éxito logrado en Londres 2012. Fue la primer mexicana en obtener una medalla olímpica en esta disciplina y se despidió de Río 2016 con un emotivo mensaje de agradecimiento y reflexión que publicó desde su cuenta de Instagram.

Alejandra Valencia también partició en la disciplina de tiro con arco. Luego de eliminar a la surcoreana, Choi Mi-sun, arquera considerada número uno del mundo, Alejandra pudo llegar hasta la pelea por la medalla de bronce donde no superó a la también, surcoreana Kim Bo Bae en un reñido duelo que se fue hasta el quinto set.

Pero ella nos ha llenado de emoción y de mucha ilusión, esta arquera de sólo 21 años de edad es una promesa para el deporte nacional y seguro la veremos triunfar en los siguientes juegos olímpicos. Ella compartió a través de sus redes cómo el aire la recibió a su llegada a Río de Janeiro, dejándole entender desde el día uno que la competencia no sería nada fácil.

María del Rosario Espinoza nos hizo contener la respiración durante su pelea en la final por el oro en la categoría de +67 kg ante la china, Shuyin Zheng. Al final del combate, el marcador favoreció a la china por 5-1 dando a María la medalla de plata, convirtiéndose en una taekwondoín histórica, ya que con su subida al podio en Río 2016, se convirtió en la primera mujer que le da a México tres medallas en tres Juegos Olímpicos consecutivos, siendo así la deportista más importante en la historia del país.

El pebetero olímpico se extinguió el domingo 21 de agosto, dejando terminada esta edición de los Juegos Olímpicos. Una competencia que nos ha llenado de emoción, de tristeza, de esperanza, alegrías, sonrisas y recuerdos que durarán por mucho tiempo en nuestras memorias. Estos atletas nos han inspirado y demostrado que cuando persigues un sueño no existen límites; no nos queda más que agradecerles por su compromiso y entrega porque han puesto en alto el nombre de nuestro país.

¡Gracias Río 2016 y gracias a nuestros atletas!