Uno de los mejores recuerdos de Chelsea Doebler´s es cuando compartió con su actual esposo Daniel una Coca-ColaVainilla, siendo tan solo unos novios de preparatoria y cuando ella no sabía él era el gran amor de su vida.

Así que era obvio que cuando los planes de boda surgieron Coca-Cola estaría presente en ese gran día, la celebración se llevó a cabo en el museo histórico de Altavista, no muy lejos de su lugar natal.

“Soy una gran fan de Coca-Cola”. Dijo Chelsea. “Es mi bebida favorita y me encantan todos sus lemas en especial el de la felicidad.”

El reto de esta gran fiesta no fue nada fácil, Chelsea y su mamá Linda Davidson comenzaron a coleccionar las tapas de las botellas de Coca-Cola con la finalidad de colocarlas en los arreglos florales, también se dieron a la tarea de conseguir viejos vasos coleccionables de Coca-Cola como recuerdos para los invitados.

El color principal fue el rojo, desde los manteles, los tirantes de los padrinos y la corbata del novio. Y las damas de honor usaron vestidos con puntitos blancos, haciendo alusión a las burbujas de esta bebida, que era la invitada de honor.

“Nos encantaba la idea de tener una boda sencilla con un aire vintage” ella comentaba.

Aunque hoy en día sitios como Pinterest y Tumblr se encuentran llenos de ideas creativas para todo tipo de bodas temáticas, la idea de una boda al estilo Coca-Cola data de principios de los 90, cuando una campaña publicitaria introdujo a la bebida como parte esencial de cualquier reunión en compañía de familiares y amigos, explicó el archivista de Coca-Cola Ted Ryan.

Más tarde en 1939 un anuncio del Ladies Home Journal mostraba a una radiante novia sosteniendo en un brazo un ramo de alcatraces y en el otro una botella de Coca-Cola con el slogan, “Siempre hay un momento para esa pausa que refresca”. Los calendarios de los años sesentas mostraban a una feliz y tradicional novia aceptando una bebida Coca-Cola en la recepción de la boda.

“Todo empieza con la premisa básica de que Coca-Cola se encuentra donde la gente se reúne. Y es la mejor compañera para cualquier evento”, afirmó Ryan.

Kari Warwick, una planificadora de bodas de Minneapolis, sugiere llenar viejas cajas de Coca-Cola de madera -las que se usaban para transportar las botellas desde los camiones a las tiendas- con flores o hierbas y utilizarlos como centros de mesa.

También usar las botellas de Coca-Cola amarradas con cuerdas de color blanco y rojo para servir bebidas en la entrada y usarlas como recuerdos de ese gran día son otros detalles divertidos, añadió Warwick.

Otra planificadora de eventos sugirió dejar correr la imaginación lo más que se pueda, teniendo siempre como protagonista el color rojo. Un blog llamado Celebration brinda muchas ideas a las parejas que planean casarse bajo la felicidad de Coca-Cola: “Este jubiloso y brillante color tiene mucho que ofrecer en términos de flores, postres y cuestiones decorativas”.

 

Courtney y Heath Cline no pretendían dar un tema con la temáticaCoca-Cola, sin embargo cuando el color blanco, rojo y negro fueron tomando forma se dieron cuenta de que todo ajustaba perfectamente y era una forma de celebrar que el novio es un arduo coleccionista de la marca.

Heath comenzó su colección gracias a que su padre era el dueño de una tienda de conveniencia en Columbia. “Empecé coleccionando la antigua publicidad de la tienda, después mi padre me compró una vieja hielera Coca-Cola para mi recámara,” él recuerda.

 

 

El ramo estaba hecho con dalias, azucenas, orquídeas y rosas rojas. Las servilletas tenían grabadas la leyenda “Eat. Drink. Be Married” (Come. Bebe. Y cásate).

Incluso pudieron conseguir una réplica exacta de la bañera de hielo de la tienda del padre de Heath y la llenaron únicamente con botellas Coca-Cola.