Pocas experiencias en la vida causan tantas sensaciones como la comida, tiene la capacidad de  transportarte y provocar sensaciones únicas cuando la pruebas, que aunque repitas el platillo sabes que la misma sensación no se va a repetir. Precisamente esta experiencia es la que José Manuel Baños busca llevar a todos sus comensales con sus platillos muy #ALaMexicana.

“Hacer las cosas #ALaMexicana es hacerlas bien, con pasión, duro. La gente piensa que el mexicano es flojo, eso no es cierto. El mexicano es el hombre más trabajador del mundo” nos contó José Manuel Baños.

Oaxaqueño de nacimiento e instruido por su abuela, en el arte de la comida oaxaqueña, desde muy temprana edad; después decidió estudiar en el Instituto Culinario de México en Puebla, de ahí regresa a su tierra como jefe de cocina de un restaurante llamado Casa Oaxaca del chef Alejandro Ruiz.

“Yo no descubrí el hilo negro, lo que hago es recordar la comida de mi infancia y ponerla en mi restaurante” nos contó.

Su travesía por el mundo culinario, lo llevó hasta España, donde tuvo la oportunidad de trabajar con uno de los chefs más reconocidos a nivel mundial, Ferrán Adrià quien durante muchos años fuera considerado uno de los mejores y más innovadores chefs del mundo, fue uno de sus maestros.

De regreso en México comienza a participar con diferentes restaurantes, la mayoría de ellos de comida española, sin embargo eso no era lo que él deseaba y siguió su búsqueda. Su principal motivación fue darse cuenta de la riqueza gastronómica en México.

Fue en 2009 cuando se decide por hacer comida mexicana, específicamente oaxaqueña, así es como un año después y después de muchos sacrificios, abre en su ciudad natal el Pitiona, con este restaurante busca colocar a la comida oaxaqueña en el lugar que se merece.

Su estilo busca resaltar los sabores e ingredientes del suroeste del país, sin embargo lo destacado son las presentaciones que son poco convencionales y que hacen de esta experiencia algo único.

El Chef Baños aprovecha cada una de sus experiencias para reinventar un platillo, respetando la tradición que cada uno de éstos tiene, pero siempre dando  un toque de originalidad, en cada una de sus creaciones.

Pitiona no tardó en ser reconocido como uno de los restaurantes más importantes de México, sus sabores, pero sobre todo su originalidad son los que están posicionando a este lugar que ya es un obligado en los viajes a Oaxaca.

“Yo no puse un restaurante para que fuera considerado uno de los mejores del mundo, lo hice para sentirme bien conmigo mismo, mi comida y mis clientes” nos contó José Manuel Baños en exclusiva para Journey.

José Manuel Baños muestra su preocupación por el entorno social, por ello todos los productos que usa en su cocina son comprados directamente de productores locales, así mantiene un círculo benéfico para todos, mientras él obtiene excelente materia prima, motiva el comercio local. Además asegura que para poder comer bien, todo tiene que ser de la mejor calidad, porque en la cocina oaxaqueña no se puede engañar a nadie.

Su Mole de Chicatana (hormiga de la región) o sus esferas de queso, serán algo de lo que vas a hablar por mucho tiempo una vez que los hayas probado, sin embargo José Manuel Baños nos ha confesado que preparar la sopa de fideo significa todo un reto para él, porque quiere que experimentes algo totalmente diferente a lo que ya has probado.

Sin duda alguna José Baños es un ejemplo de ingenio, pasión y esfuerzo #ALaMexicana. Justo como Sidral Mundet lleva haciéndolo desde hace más de 100 años. Incluso nos ha contado sobre su primer recuerdo con Sidral Mundet: “Mi abuela curándome la panza. Siempre me funcionaba: Sidral Mundet al tiempo” comentó el Chef.

No dudes ni un minuto en ir a conocer sus restaurantes y déjate maravillar por la cocina oaxaqueña, que te causará una sensación única al degustar platillos hechos apasionadamente #ALaMexicana.