Francisco Reyes es conocido en el argot de la publicidad como Panchito, ha trabajado de la mano de Coca-Cola desde hace más de 50 años; encargándose de hacer lucir de la mejor manera a la marca en todas las producciones para los medios. Que el acomodo de la botella sea el correcto, que la etiqueta luzca bien a cuadro y que siempre destaquen las características refrescantes de Coca-Cola.

Obviamente, con tal trayectoria, Panchito nos puede contar buena parte de la evolución de la Industria Mexicana de Coca-Cola.

“Tengo la satisfacción de haber visto cómo empezaron este negocio y cómo está el día de hoy”, relata Francisco, en exclusiva para Journey, “pero la filosofía del negocio es la misma. El consumidor, el producto siempre igual, se refresca la gente igual y que la comunicación cambia, pero al final es el mismo objetivo”.

Nos cuenta que su trayecto con Coca-Cola se divide en dos grandes etapas: la primera ocurre tras haber concluido sus estudios dentro de la agencia de publicidad McCann, la cual en ese entonces se hacía cargo de los intereses de Coca-Cola. De hecho, Francisco se convirtió en el director de producción de comerciales, puesto que le hizo enamorarse de la marca para luego salir de McCann y comenzar a trabajar directamente para la Compañía.

“Antes la agencia de publicidad era la que se encargaba de todo y, fíjense, ¡qué impresión ver cómo fue perdiéndose esa relación! Hoy ya el sistema es otro, es por proyecto: uno lo hace una agencia de Argentina, (otro) una de España, de San Francisco, de Atlanta, de México. Cambiaron los medios y los procesos”, nos reveló.

Cuando Panchito comenzó a trabajar con Coca-Cola en 1964-1965, la primer campaña en la que participó fue aquella a la que denominaron: “La Chispa de la Vida”. Ésta fue producida en los Estudios Churubusco y participaban artistas famosos de aquel entonces, como Lucha Villa y Marco Antonio Muñiz, que adaptaban las canciones para que el mensaje de Coca-Cola formara parte de ellas.

Es evidente que le ha tocado vivir grandes cambios desde los sesenta, hasta la actualidad; varias generaciones han formado ya parte de la compañía y él sigue siendo testigo de su historia:

“Antes era muy empírico en muchas cosas, a unos los subían a los camiones a ruta para saber cuáles eran las necesidades de mercado, hoy ya no, ahora todo lo hacen con la computadora enfrente, o en conexión con FEMSA, o con Arca Continental, porque las ventas de tus productos aparecen en un reporte semanal ahí”, comentó.


A lo largo de 50 años de trayectoria en el mundo de la publicidad de Coca-Cola, Panchito se ha tenido que enfrentar a grandes retos, pero nos cuenta sobre una operación que para su criterio es la más grande:

“El cambio de Coca-Cola a Life, Light y Zero es la operación de marketing y de distribución de producto más grande que yo creo que voy a ver en la Industria Mexicana de Coca-Cola. Porque ese cambio a mediano y corto plazo nos hará tener un portafolio de sabores que hay para todos los gustos y todas las edades. Para mí, yo creo que ese es el invento más grande que ha hecho Coca-Cola en este siglo XXI”, aseguró.

Él ha tenido la oportunidad de trabajar en grandes campañas de publicidad y nos ha revelado que una de las que recuerda con más emoción es el rodaje de la icónica Ola de Coca-Cola, en 1985; en la que  participó el legendario Hugo Sánchez. Panchito declaró ser un  gran aficionado al futbol, incluso nos reveló tener una playera autografiada y con dedicatoria personal del pentapichichi, que apenas iba a ser transferido al Atlético de Madrid.

Pancho recuerda esta grabación como una experiencia muy emocional y como un verdadero reto, tomando en cuenta la gran cantidad de gente que se tuvo que coordinar para convertir este proyecto en una realidad.

La pasión, el esfuerzo y el profesionalismo son cualidades que se adquieren en este trabajo. No se puede ser “parte del inventario” (como diría Panchito), sino que Coca-Cola te va motivando a que la calidad de tu trabajo sea la máxima, ya sea en legal, en finanzas, o en marketing. Reyes nos asegura que los estándares de calidad en la labor  de todos y cada uno de los empleados en Coca-Cola es el más alto “porque es el líder y lo que hoy está bien hecho, mañana tiene que estar mejor y lo único igual a Coca-Cola es Coca-Cola, concluyó.