Los mexicanos somos únicos inventando formas de entretenernos, basta con conocer la infinidad de juguetes que han salido de nuestra mente y que lo son todo para muchos niños, incluso de otras partes del mundo. Pero este ingenio tan nacional, también ha creado un deporte que con los años ha ido madurando y ahora está siendo considerado para formar parte de futuras ediciones de los Juegos Olímpicos: el pádel.

Enrique Corcuera es el inventor de este deporte que nació con el fin de entretener a sus amigos y familia en su casa en Acapulco, Guerrero. En otoño de 1969 es cuando se establecen reglas básicas y se comienza a jugar en esa cancha hogareña.

El pádel comenzó a ser tan popular entre los amantes del tenis que no tardó en llegar a oídos de personas importantes en otras partes del mundo y al ser invitadas a la cancha, en Acapulco para jugarlo un rato, inmediatamente quisieron llevar este entretenimiento a su país, así es como llegó a España, a Marbella para ser más específicos y ese paraíso vacacional comenzó a distribuirlo por todo el mundo.

En palabras de su creador, este deporte inició enfocado en la diversión, sobre todo por las paredes con las que cuenta la cancha, éstas a diferencia del tenis sirven como ayuda para personas que lo practican de forma amateur, sin embargo para profesionales, hacen que el pádel sea un verdadero deporte ráfaga lleno de emociones.

Sus reglas básicas consisten en pasar la pelota de lado a lado de la cancha, cuando la pelota no cruza significa un punto.

Con ya 46 años de existencia, el pádel cada vez tiene más popularidad a nivel mundial y se espera que dentro de poco cumpla los requisitos finales solicitados por el Comité Olímpico Internacional (COI) que implica: Ser un deporte que se practica en un mínimo de 75 países y cuatro continentes por hombres y al menos 40 países y tres continentes por mujeres.

Este deporte consta de 27 reglas, además de que ya es un deporte federado y con circuitos profesionales en diferentes países, como Argentina y España en donde se coloca dentro del Top 5 de los deportes más practicados.

Sin dudarlo, la ingeniosa creación de Enrique Corcuera, ha marcado una huella histórica deportiva a nivel mundial y en México, justo como el sabor de Sidral Mundet y sus más de 100 años de existencia.

Esperamos pronto ver esta práctica dentro de los Juegos Olímpicos y por qué no, también ver a mexicanos triunfar en el mismo.

El mundo deportivo agradece el ingenio y atrevimiento de Enrique Corcuera, que demostró una vez más que los mexicanos para divertirnos nos pintamos solos y podemos crear deportes que tengan fama mundial.