Tessy María López Goerne se reconoce como muy “peleonera". Es de esa clase de mexicanas que lleva tatuado en su ADN el empeño y la perseverancia por salir adelante siempre, sin importar cuán difícil parezca el desafío, porque no está en sus genes rendirse. Su campo de batalla es la ciencia, concretamente la nanomedicina catalítica; su arma, las nanopartículas; su enemigo a vencer: el cáncer.

La naturaleza de Tessy López Goerne es perseverante la impulsa siempre a ponerse de pie, a sacudirse el polvo y a seguir adelante para alcanzar sus metas.

“Y es que llevo la ciencia en la sangre. La ciencia me hace vivir”, explica Tessy, con una sonrisa, porque su temple y su sentido del humor están intactos. Si acaso ha multiplicado su pasión por continuar su investigación sobre aplicaciones de nanopartículas, pues está convencida de que la nanotecnología es la medicina del Siglo XXI. Su propósito es beneficiar a los pacientes que han sido diagnosticados con este mal.

Hija de un investigador de Guanajuato, Tessy se licenció en fisicoquímica por la UAM y se dedicaba a desarrollar catalizadores selectivos en petroquímica. Con el pasar de los años, más se interesó por la neurología, y posteriormente por la investigación sobre el cáncer. Desarrollaba nanomateriales citotóxicos que mejoraban la calidad de vida cuando tuvo un destello de ingenio y genialidad muy #ALaMexicana. Así que pensó en grande y se preguntó: ¿Por qué no desarrollar un catalizador biocompatible no tóxico que ataque solo a las células malignas?

Y desde entonces, con total entrega y pasión, la investigadora ha dedicado sus días al desarrollo de los nanocatalizadores para el tratamiento de tumores cerebrales, de vejiga, de colon y de pulmón. Su aplicación disminuiría la utilización de quimioterapia y cirugía. Hoy, las nanopartículas desarrolladas por la otrora profesora de la Universidad de Tulane (Nueva Orleans, Estados Unidos), ya han probado su eficacia para tratar uno de los estragos de la diabetes: el pie diabético. El tratamiento regenera los tejidos de la piel y de los músculos, lo cual evita la amputación del miembro afectado.

Gracias a este gran logro que mejora la calidad de vida de los pacientes, la profesora e investigadora titular en el Instituto Nacional de Neurología y Neurocirugía “Manuel Velasco Suárez” recibió el Premio TWAS otorgado por la Academia Mundial de Ciencias. Y no ha sido el único reconocimiento. En su haber cuenta con el Premio “Javed Husein", otorgado por la UNESCO, y el Premio “Manuel Noriega Morales”, cedido por la Organización de Estados Americanos.

Además, Tessy López Goerne ha escrito dos libros de investigación y más de 200 artículos, así como numerosos trabajos de divulgación científica.

Nada la detiene. Sin perder la esencia de su origen, Tessy ha seguido ese impulso por trascender, por ser única, por escribir con esfuerzo su nombre en las páginas de la historia de la medicina y se han convertido en pionera de la nanomedicina catalítica. Hoy, gracias a su trabajo, es considerada por los especialistas como posible candidata al Premio Nobel de Química.

Su historia de éxito, como la de Sidral Mundet, la bebida refrescante que ha trascendido de un siglo a otro, nos inspira a perseguir nuestros sueños. Desde 1902, la empresa mexicana sigue presente en miles de hogares gracias a su bebida refrescante sabor manzana, por ser una industria sin límites que nos identifica, orgullosamente #ALaMexicana.