Fher Val es una joven diseñadora gráfica, amante del arte y apasionada de la ilustración y el dibujo. Con un claro y definido sentido estético, el trazo de sus líneas perfilan animales que representan, primordialmente, emociones, pues está convencida de que los seres humanos podemos identificarnos con ellos y reflejarnos en las características que estos poseen por naturaleza.

Ella, por ejemplo, se reconoce 70% en un lobo –”porque soy fiel a mi manada”– y 30% en un zorro –”tengo un poco de astucia y agilidad”–.

En los dibujos de Fernanda Valencia Velarde, su nombre completo, la complicada naturaleza humana es representada por una combinación única de líneas finas y gruesas que despliegan la forma y textura de un ave, un mamífero o de un ser fabuloso. Sus detalladas obras, la mayoría en negro sobre blanco, han llamado la atención de un público ansioso por conocer nuevas propuestas artísticas, prueba de ello son los más de 50 mil “likes” que ya acumula en su página de Facebook.

Con pasos firmes, la diseñadora egresada de la Universidad Anáhuac (que cursó un semestre en la Universidad Complutense de Madrid) ha irrumpido en la escena gráfica nacional y su reciente éxito empieza a consolidar una carrera basada en el cuidado por los detalles y el amor por el trabajo bien hecho. Gracias a sus muestras de ingenio, imaginación y talento, Fer Vhal ya ha compartido espacios con artistas a los que ha admirado desde que era pequeña y respondía que “quería dibujar”, cuando le preguntaban qué iba a hacer de grande; y en 2013 participó en la exposición “Érase una vez II” organizada por la galería Rojo Bermelo con diez obras.

Libre, natural, estético, armónico son algunos de los calificativos que el arte de Fher ha recibido por parte del público, el cual se acerca a la tienda online para adquirir una muestra de su trabajo, ya sea una serigrafía, una libreta o una taza, o se asoma al estudio de tatuaje donde ella colabora, La cápsula, para llevarlo en la piel siempre consigo.

“Ilustro, luego existo” es el lema que la sustenta; la perfección de la naturaleza, lo que la inspira; el ejemplo y apoyo de su madre, Gloria, lo que la impulsa, y el anhelo de trascender y poner el nombre de México en alto en el terreno de la ilustración y el dibujo, su objetivo a largo plazo… O a corto, pues a sus 24 años su trabajo ya empieza a ser reconocido y apreciado. Por eso, Fher fue uno de los 100 artistas invitados a participar en el proyecto urbano #LaCalleEsTuya. Este consiste en pintar cinco kilómetros de fachadas, muros y bardas para enmarcar la ruta de Mexicable, el primer teleférico del país que operará en Ecatepec. El propósito es contribuir a revitalizar la zona y hacerla más disfrutable para sus residentes.

El primer trazo de su proyecto Jungla de Colibríes, no tenía la perspectiva correcta, así que tuvo que borrarlo y empezar otra vez. Sin embargo, no se asustó, hizo de gala de esfuerzo y dedicación para dar vida a un mural de casi 172 m2 (60 m lineales de muro de una escuela). “Fue un reto enorme por dos razones: porque era a color y por las dimensiones. Además, me enseñó que, a veces, para seguir adelante tienes que alejarte un poco para saber qué está saliendo mal. Ver las cosas desde otra perspectiva. Al final logré lo que quería: Un espacio fantástico para que los niños jueguen con su imaginación”.

Ese encuentro con el muralismo no hizo más que reafirmar su intención de seguir adentrándose en el terreno del arte urbano, ya sea mediante la pintura de muros o la intervención de edificios, pero siempre en México y #ALaMexicana: “Ama lo que haces y haz lo que amas”, es su guía. Y en este punto es donde la historia de Fher Val se entrelaza con la historia de Sidral Mundet, la bebida refrescante que por su original sabor es la preferida en millones de hogares en nuestro país: ambas orgullosas de su origen, ambas auténticas, ambas inspiradoras, pues como ella dice: “Si lo puedes soñar, lo puedes lograr”.