Seguramente alguna vez has escuchado la frase: “ya no se puede hacer nada nuevo porque ya lo inventaron todo”. Y no existe cosa más falsa que dicha expresión, porque actualmente quien quiere perfeccionar el arte de innovar debe saber que tendrá que correr muchos riesgos siguiendo sus más grandes pasiones, dar el máximo esfuerzo y saber resolver las adversidades con mucho ingenio.

Todo, con la finalidad de completar metas, porque no hay ningún gran triunfo que se haya conseguido faltando alguno de estos factores. Sobre todo en una historia de 114 años como la de Sidral Mundet.

No existe una guía que te pueda llevar paso a paso a conseguir el éxito que tanto deseas, pero sí hay algunos factores que no pueden faltar en ese camino al triunfo. Y aquí te daremos algunos componentes que podrían ser clave en tu camino para crear algo nuevo.

1: Conecta con tus pasiones

El primer gran paso que debemos dar es buscar una transformación mental, que nos permita superar mitos y prejuicios equivocados sobre lo que debemos y no hacer. Como dice aquella frase: “si estás haciendo lo que todos los demás hacen, lo estás haciendo mal”.

Piensa detenidamente: “¿qué es lo que quiero hacer, qué amo realizar?” Y una vez que lo tengas bien claro -tómate tu tiempo, un par de semanas podrían funcionarte-, intenta conectar tus pasiones y deseos con tus emociones y verás que cosas ingeniosas comenzarán a fluir.

2: Esfuerzo

Perfecto, una vez que tu idea haya quedado definida lo que sigue es trabajar en ello arduamente. Poner todo tu esfuerzo, dar lo mejor de ti para garantizar que lo que estés realizando sea algo bien hecho.

Básicamente aquí transformarás tus pasiones en algo material. Para ello deberás de estar bien preparado, abierto siempre a escuchar, conocer nuevas ideas y percepciones. Siempre es importante que conozcas diferentes puntos de vista sobre lo que estás desarrollando para tener una perspectiva más amplia y ver si existe la posibilidad de hacerlas de otra manera.

Conforme vayas obteniendo progreso en tu proyecto, algunos conceptos irán cambiando, es normal e incluso es algo necesario para que la idea que inicialmente tuviste vaya madurando y en el camino se perfeccionen detalles.

3: Ingenio

El ingenio juega un papel vital dentro de este proceso, si en realidad has conectado con tus pasiones puedes ver todo de una manera muy clara dentro de tu entorno. Busca nuevas maneras de hacer las cosas, de forma que puedas mejorar la calidad o el proceso a través del cual lo desarrollas.

Rodéate de gente cuyas ideas sean buenas y te puedan aportar ayuda para ampliar tu visión, así podrás ver cómo tu ingenio empieza a sumar más y más en tu proyecto.

4: Arriesga

Llegamos a uno de los puntos más difíciles de comprender y de ejecutar, pues para ello necesitarás de algo más, aparte de tu ingenio y esfuerzo.

Sí, hay que arriesgarse, pero también hay que saber tomar riesgos. No se trata de llevarle la contra al mundo y hacer las cosas opuestas a lo que te digan, porque probablemente  en algo tendrán la razón. Todo aquello que te dé curiosidad, investígalo, intenta aplicarlo y ve cómo te podría funcionar una vez que lo apliques en tus procesos.

Es probable que alguna vez te toque perder, pero eso no quiere decir que ya no puedas seguir intentando. No te des por vencido a la primera, porque de errores del pasado podrás ir aprendiendo muchísimo y cuando consigas la victoria, comprenderás cómo es que todas las derrotas anteriores valieron la pena.

Haz las cosas #ALaMexicana, porque te gustan, porque es lo que quieres o por un motivo tan sencillo como: querer cambiar el mundo. Así verás que lo hagas se irá dando de la mejor manera posible, las grandes ideas no dejarán de llegar y los triunfos se darán de manera espontánea.

Arriésgate buscando innovar y mueve al mundo #ALaMexicana con tu ingenio, pasión y esfuerzo. Al igual que Sidral Mundet, que desde hace 114 años ejemplifica estos valores por ser auténticos y haber trascendido de un siglo a otro gracias a su único e inconfundible sabor.