'Hay cosas que sentimos en la piel, otras que vemos con los ojos, otras que nomás nos laten en el corazón'. Carlos Fuentes

Cuando trabajamos #ALaMexicana; con ingenio, esfuerzo y dedicación, los tropiezos se vuelven escalones hacia el éxito. Con esta filosofía muchos mexicanos han triunfado en lo que les gusta hacer. Ahora tú conviértete en una persona auténtica y revaloriza el fracaso con estos consejos. ¡Toma nota!

1. Siempre pregúntate qué has aprendido

Realiza una evaluación de lo que hiciste y mira cuáles fueron esos errores que te impidieron llegar al objetivo que deseabas. Piensa que sólo has encontrado una nueva oportunidad para volver a intentarlo.

2. El fracaso en equipo es reconstructivo

Cuando tú y tus compañeros han fallado juntos es más fácil identificar las acciones que no funcionaron y tendrás más ideas para elaborar un nuevo plan estratégico. Además, contar con el apoyo de tus colegas es fundamental para nutrirte de sus conocimientos y a motivarte a seguir adelante en esa escalera hacia el éxito.

3. No te recrimines

La frustración puede hacer que nos culpemos constantemente de haber fallado y eso baja nuestra autoestima. Escucha cómo te hablas a ti mismo y si es necesario cambia tu diálogo interno, ¡no te desvalorices! Emite frases como: “Este aprendizaje me llevará pronto a lograr mis sueños” o “Lo que aprendí con este error me hace una persona más sabia”.

4. Levántate y actúa

Quedarse sentado sin hacer nada sí es un fracaso seguro porque no te estás dando la oportunidad de intentarlo, más bien te estás estancando en el mismo lugar. Si quieres conseguir el éxito, debes moverte para llegar a él, inevitablemente habrá tropiezos, pero la satisfacción será mayor que cuando permaneces en la incertidumbre de lo que hubiera pasado de haberlo intentado.

5. El fracaso no te define como persona

A veces nos da temor decir que hemos tenido fracasos en el pasado porque los demás podrían tener una percepción negativa de nosotros. Sin embargo, aceptar que hemos crecido a base de esas equivocaciones habla de que estamos dispuestos a mirar hacia un mejor futuro y a enfrentar las dificultades que se presenten.

6. Deja el miedo al fracaso

El temor a equivocarnos podría convertirse en el peor enemigo para alcanzar nuestras metas porque nos detiene a tomar riesgos. Ármate de valor y no pienses que vas a fallar, convéncete de que vas a sentirte orgulloso después de haber encontrado diferentes soluciones a los posibles problemas que vayan surgiendo.

7. Supera nuevos retos

No te conformes con lo que sabes hacer y que prácticamente dominas a la perfección, gran parte del éxito está en abrirnos a experimentar con lo que desconocíamos. Demuéstrate a ti mismo que eres capaz de lograr cosas que antes creías eran imposibles para ti. Quizás falles la primera vez, pero poco a poco y con constancia lo nuevo que aprendiste se convertirá en otra de tus fortalezas.

8. Se vale redefinir objetivos

Con los fracasos también podemos darnos cuenta que el objetivo inicial no es realmente el que anhelamos conseguir ahora. Así que plantearse nuevas metas no tiene nada de malo porque así vamos descubriendo lo que en verdad despierta esa pasión en nosotros.

9. No tires la toalla

Rendirse es como retroceder en todos los avances que hemos logrado, incluso cuando hayan sido fruto de los fracasos. Es primordial que no bajes la guardia y te enfoques en esforzarte día a día con entusiasmo para acercarte cada vez más a tu meta.

A partir de hoy mira el fracaso como un aprendizaje y demuestra cómo es hacer las cosas #ALaMexicana, poniendo todo tu empeño, ingenio y dedicación en lo que te apasiona. En Sidral Mundet trabajamos bajo el mismo concepto porque nuestro propósito es ofrecer productos bien hechos y que nos hacen sentir orgullosos.