Aunque la famosa serie Mad Men llegó a su fin hace algunos meses, el publicista más complejo de la industria televisiva sigue siendo noticia.

Como uno de los favoritos para llevarse un Globo de Oro 2016 por su interpretación como Don Draper, el actor Jon Hamm continúa en el corazón de todo el público, que fue testigo durante siete temporadas de la vida de este personaje en el mundo de la publicidad.

Ganador de un Emmy en 2015 y numerosos galardones, Jon Hamm ha recibido la aclamación de la crítica junto con todo el elenco y producción de la serie, y espera recibir su segundo premio como mejor actor de serie de drama en la 73 edición de los Globos de Oro, a celebrarse este domingo 10 de enero en Beverly Hills.

El final con sabor a Coca-Cola

Ovacionada por sus miles de fanáticos, Mad Men presentó su último capítulo en mayo del año pasado, mostrando como cierre uno de los anuncios televisivos más representativos de Coca-Cola, y dejando entrever que este controversial publicista fue el creador de la idea que surgió en 1971 y que le dio la vuelta al mundo.

“Ohm” dice Don Draper en la última escena, mientras lo vemos meditando sobre una montaña, con el Océano Pacífico de fondo y dando paso al legendario video de Coca-Cola Hilltop (Colina) que muestra a un centenar de personas sobre lo alto interpretando la canción original I’d Like to Buy the World a Coke (Me gustaría comprarle una Coca-Cola al mundo).

Una sensación de nostalgia en más grandes que chicos se genera al escuchar este video, que marcó tendencia a inicios de los 70 y que se convirtió en un éxito en múltiples radiodifusoras en Estados Unidos.


La verdadera historia de Hilltop

El video Hilltop estuvo inspirado en un incidente de niebla en Londres. Así lo afirma su creador, Bill Baker, quien era director creativo de la agencia de publicidad McCann Erickson y tenía como objetivo escribir un comercial de radio para Coca-Cola.

Era 18 de enero de 1971 cuando el vuelo de este creativo que se dirigía a Londres cambió de dirección debido a una fuerte neblina y tuvo que aterrizar en Irlanda. Estaba a punto de encontrarse con el director musical Billy Davis y los músicos Roger Cook y Roger Greenaway, pero en lugar de eso, se tuvo que quedar un día más en este lugar, viendo cómo los demás pasajeros mostraban su enfado por este percance.

Fue hasta la mañana siguiente cuando observó que la mayoría de los que habían mostrado su frustración, en ese momento se encontraban sonriendo y compartiendo historias, ante una mesa de entremeses y botellas de Coca-Cola.

“En ese momento, vi la botella de Coca-Cola desde otra perspectiva. Más que una bebida que refresca a millones de personas empecé a percibir palabras como ‘Vamos a compartir una Coca-Cola’, que podría ser una invitación a pausar el día”, escribió Bill Backer.

Como una invitación a estar en compañía y como un objeto en común entre las personas, con esta idea este creativo propuso una fórmula que promueve que las personas estén juntas por unos minutos más.

Tan pronto llegó a Londres, Bill Backer explicó la idea a sus compañeros y luego de algunos ajustes en el concepto y de mostrar algunos arreglos musicales que habían construido los músicos, nació I’d Like to Buy the World a Coke, que fue lanzada a múltiples radiodifusoras de Estados Unidos.

Harvey Gabor fue el director de Hilltop en Roma, 1971.

La canción que se transformó en un video legendario

Fue tanto el impacto de esta canción que decidieron producir un video con la idea The First United Chorus of the Word (El primer coro unido del mundo), del director de arte Harvey Gabor, que reunía a personas de diferentes países cantando en una colina.

Después de dos intentos fallidos por lluvia primero en Dover, Inglaterra y luego en Roma, Italia, y de un nuevo presupuesto, 500 jóvenes fueron los protagonistas de este video que finalmente se filmó en una colina de Roma, con mucho cuidado para evitar que salieran a cuadro las líneas eléctricas y telefónicas de la ciudad.

El video fue lanzado en julio de 1971 y fue tal su respuesta que Coca-Cola recibió más de 100,000 cartas sobre esta propuesta musical, además de que fue una de las canciones más pedidas en las radiodifusoras.

Después de 45 años de su lanzamiento, seguimos afirmando que Coca-Cola, más que una bebida refrescante, sigue siendo un motivo de unión entre todas las personas del mundo.