Los celulares de todo el mundo funcionando al mismo tiempo son incapaces de igualar la cantidad de impulsos eléctricos que genera cada uno de nuestros cerebros en un día donde miles de pensamientos cruzan por nuestra mente.