Sus movimientos torpes al caminar nos hacen pensar que las piernas de los pingüinos no se flexionan, pero aunque no lo creas, estamos en un gran error. ¡Estas aves sí tienen rodilla!