Es el regreso a clases, la lista de útiles y libros está completa, pero ¿por qué no llevar un arma secreta que podría hacerte pasar el año? No, no se trata de un acordeón, sino de un paquete de chicles