Los mexicanos llevamos la música por dentro. Y es que no es exclusiva de los ambientes festivos, forma parte de nuestra rutina diaria, pues la escuchamos mientras realizamos diferentes actividades: durante nuestros traslados por la ciudad, al hacer ejercicio o durante la jornada laboral para mantener un buen ánimo y llenarnos de energía.

El chef Carlos Gaytán, por ejemplo, elige música sinfónica para preparar sus deliciosos platillos, mismos que ponen en alto nuestra gastronomía. Así, al compás de esas notas, encuentra inspiración y estimula su creatividad para disfrutar al máximo su oficio. ¡Algo muy #ALaMexicana!

Nada mejor que trabajar súper #alamexicana y escuchar a @alondradlp @hedleyandbennett @sidralmundetmx

Una publicación compartida de Carlos Gaytan (@mexiquechicago) el

Por otro lado, la ciencia respalda los efectos de la música. Un estudio realizado por la compañía de neuromarketing Mindlab International, encontró que nueve de cada 10 empleados trabajan mejor al escuchar música: 88% de los participantes fueron más precisos al contestar diferentes pruebas cognitivas y 81% terminó sus labores más rápido.

Al parecer, el género que se escucha es un factor importante: la música clásica es ideal para resolver problemas matemáticos y tareas que requieren atención a los detalles; el pop permite completar con mayor velocidad labores relacionadas a la entrada de datos (58% más rápido que cuando no se escucha música en absoluto) y al cumplimiento en plazos de tiempo (se reducen errores en 14% a diferencia de cuando no se escucha música); la ambiental funciona cuando se trata de solucionar ecuaciones, y la electrónica ayuda a mejorar la ortografía, a aumentar en 20% la rapidez en pruebas de lectura y concluir las tareas de razonamiento abstracto en menos tiempo.

Los investigadores del Instituto Politécnico Rensselaer de Nueva York descubrieron recientemente que la adición de temas con sonidos de la naturaleza en el trabajo podría mejorar el enfoque. Además optimiza la capacidad de concentración y aumenta la satisfacción general del empleado.

Obviamente, también hay que considerar el volumen. Los niveles moderados de ruido abren la mente de las personas a un pensamiento más abstracto, pero si son muy altos disminuyen la capacidad del cerebro para procesar la información.

Así, queda demostrado que la música es una poderosa herramienta que detona nuestro ingenio y nos impulsa a esforzarnos más para conseguir los objetivos que perseguimos, como nuestra Sinfonía Mundet, la cual  demuestra cómo trabajamos #ALaMexicana para ofrecer productos bien hechos y que nos hacen sentir orgullo por nuestro país.